Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las autoescuelas de Tarragona arrancan con mucha demanda acumulada

Las autoescuelas no las tenían todas consigo por el impacto económico de la pandemia, pero a raíz del anuncio de la reapertura no han dejado de recibir llamadas y visitas

ROGER SEGURA

Whatsapp
Imagen de archivo. DT

Imagen de archivo. DT

Una vez desatascado el conflicto con la Jefatura Provincial de Tráfico por la falta de examinadores, las autoescuelas tarraconenses volvieron ayer progresivamente a la actividad. Lo hacen con mucha demanda acumulada tras el parón de dos meses y medio por el confinamiento, y con nuevas medidas de seguridad en el aula y las sesiones prácticas con el coche.

«La interrupción ha sido muy brusca y habrá que hacer algunas clases de refuerzo, pero será fácil recuperar el ritmo», explica Juanmi Pereira, profesor y director adjunto de la autoescuela Hoy-voy Tarragona, una de las que ya se han puesto en marcha. Aquí las prácticas incluyen un control de temperatura previo a los alumnos, mamparas dentro de los vehículos y la obligación de llevar guantes y mascarilla.

Las autoescuelas no las tenían todas consigo por el impacto económico de la pandemia, pero a raíz del anuncio de la reapertura no han dejado de recibir llamadas y visitas de personas interesadas en sacarse el carnet.

«Tenía muchas ganas después de tanto tiempo sin coger el volante. Ha ido mejor de lo que pensaba», asegura Oriol, uno de los aspirantes.

La nueva normalidad, sin embargo, viene acompañada de nuevos protocolos de seguridad ajustados a las reducidas dimensiones de un vehículo. En el interior de los vehículos se ha colocado una mampara entre el profesor y el alumno, y otra que separa la parte delantera de la posterior –donde se sentará el examinador cuando toque ir a examen–. Una vez terminada la práctica se desinfecta el vehículo. «Los pomos, la palanca, el volante, el retrovisor... Limpiamos todo lo que pueda haber manipulado el alumno», detalla el profesor Juanmi Pereira.

Aunque ha habido oferta virtual durante el confinamiento, los alumnos esperaban con impaciencia el inicio de los cursos intensivos en la autoescuela. «La gente ha venido muy predispuesta a las novedades, y ya llevaban guantes y mascarilla. Garantizamos los dos metros de distancia y hemos reducido la capacidad a un tercio del aula», apunta el también director adjunto del centro.

El jueves pasado el 60% de las autoescuelas tarraconenses decidieron levantar la persiana a partir de ayer, después de que la Jefatura Provincial de Tráfico ampliara de tres examinadores a seis o siete los efectivos disponibles para examinar a partir del 10 de junio. De esta manera se pondrá fin a un período de inactividad que comenzó a mediados de marzo y que se ha alargado por el conflicto de los examinadores. Según las estimaciones de la Jefatura Provincial de Tráfico en Tarragona, del 14 de marzo a finales de mayo se habrán dejado de hacer más de 12.000 exámenes en la demarcación.

Temas

Comentarios

Lea También