Lavar de madrugada para reducir la factura de la luz

Los hogares empiezan a mirar a qué hora usan sus electrodomésticos para ahorrar dinero. Las organizaciones de consumidores también aconsejan optimizar la potencia contratada

Joan Morales/Agencias

Whatsapp
Poner la lavadora en el tramo más caro puede suponer pagar hasta 60 euros más al año de electricidad.  FOTO: getty images

Poner la lavadora en el tramo más caro puede suponer pagar hasta 60 euros más al año de electricidad. FOTO: getty images

Desde el martes, antes de poner en marcha la lavadora, el lavavajillas o la secadora, miramos qué hora es para ver en qué franja estamos de la nueva facturación eléctrica». En casa de Teresa están acostumbrados a poner cada día alguna lavadora o lavavajillas. No en vano son cinco personas viviendo, contando a su marido y a los tres niños que tienen. Hasta ahora, los electrodomésticos se usaban de manera indiscriminada a cualquier hora del día, pero desde el pasado día 1 de junio, fecha en la que entró en vigor la nueva facturación de la luz por tramos, en este hogar han empezado a cambiar los hábitos de consumo con el objetivo de ahorrarse algo de dinero en la factura eléctrica.

De la misma manera se expresa Javier, quien reconoce que «miro qué hora es para ver si me sale más barato poner en marcha el electrodoméstico. Eso sí, si no tengo más remedio que utilizarlo, lo hago, pero si puedo elegir me espero a la hora en que es más barato».

Y es que las nuevas tarifas eléctricas que entraron en vigor el pasado martes afectan de forma directa o indirecta a todos los consumidores, que podrán ahorrar en la factura de la luz si tienen en cuenta una serie de recomendaciones, pero si no están atentos pueden ver incrementado su recibo. Por eso, las asociaciones de consumidores, como la OCU, CECU y Facua, han incidido en una serie de recomendaciones sobre el nuevo sistema de facturación para la electricidad que afecta a hogares y pequeños comercios o pymes, es decir, la mayoría de los consumos domésticos, y que generaliza la discriminación horaria.

La diferencia de precio entre los tramos horarios aumenta tanto en potencia contratada como en coste de energía, lo que empujará al consumidor a cambiar sus hábitos de consumo hacia un modelo más eficiente aprovechando los tramos más baratos. El consumidor puede ahorrarse un pellizco en el montante anual de la factura de la luz si desplaza el consumo de los principales electrodomésticos desde las horas punta hasta las horas valle (ver gráfico adjunto). Otra posibilidad de ahorro que ofrecen las nuevas tarifas es la de tener dos potencias contratadas, una para el punta (que incluye el llano) y otra para el valle, lo que permitirá al consumidor nivelar su consumo en función de la electricidad demandada en cada periodo.

Cada kilowatio (kw) contratado para las horas punta y valle cuesta 30,67 euros al año más impuestos, mientras que el coste de uno contratado para las horas valle es de 1,42 euros por año.

El precio de las horas del tramo llano, más cerca de las baratas del llano que de las caras del punta

Los clientes domésticos se dividen entre los que tienen el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) o tarifa regulada (10,7 millones de los que actualmente 9,5 millones no tienen discriminación horaria) y 16 millones en el mercado libre, con contratos muy diferentes.

Para los hogares que tienen contratado el precio regulado PVPC, estos horarios y precios se van a trasladar de forma automática en su próxima factura.

En cambio, para los hogares que están en el mercado libre hay centenares de tarifas eléctricas distintas y en cada una de ellas las empresas comercializadoras tiene libertad para adaptarse de forma diferente.

Por eso, los consumidores deben estar atentos a las comunicaciones que lleguen de su comercializadora eléctrica para saber cómo van a trasladar a su tarifa las modificaciones que entran en vigor.

Diferencia de precios

Apenas transcurridos los dos primeros días con la nueva facturación eléctrica por tramos, los precios de la luz ya ofrecen los primeros síntomas de cuál es su evolución y dan señales a los consumidores sobre hasta qué punto deben cambiar algunos hábitos. No hace falta acudir a las dos de la madrugada para ahorrar algo en el recibo final. El coste de las horas llanas –las intermedias– se aproxima mucho más al de las valle –las más baratas– que las puntas –las caras–.

El precio del kilovatio/hora (kwh) de este miércoles se situó, de media, en los 0,11 euros/kwh en el periodo más benigno para consumir luz, esto es, desde las 00.00 hasta las 08.00 horas. Por su parte, el más elevado fue superior a los 0,23 euros/kwh durante los tramos más caros, desde las 10.00 hasta las 14.00 y desde las 18.00 hasta las 22.00 horas. Sin embargo, el coste del kwh en el tramo moderado no se situó en una zona intermedia, sino que se aproximó más al precio valle. En concreto, este miércoles se pagó a 0,14 euros/kwh, unos tres céntimos más que en el tramo valle. Y casi a diez céntimos menos por kwh que si ese consumo se realiza en los periodos más conflictivos.

Esta fue la misma tendencia que el mercado registró el primer día con la nueva factura eléctrica, según los datos horarios proporcionados por Red Eléctrica. El 1 de junio, día que entraba en vigor la medida, el precio máximo alcanzó los 0,32 euros/kwh, frente a los 0,14 del tramo valle y los 0,18 del intermedio, mucho más cercanos al periodo barato que al caro.

Con estos datos sobre la mesa, el consumidor ya sabe que habitualmente el tramo punta va a suponerle pagar la electricidad a un precio que duplica al del periodo valle. Y que en el caso de que lo haga en el tramo llano, abonará aproximadamente, de media, un 25% más.

De esta forma, en las 24 horas del día, hay 16 horas en las que el precio se encuentra por debajo de la media del día. Y en las otras ocho restantes, es muy elevado. 

Temas

Comentarios

Lea También