Más de Tarragona

Los ERTE en la provincia se ensañan con bares y el pequeño comercio de la costa

Los servicios del Tarragonès i el Baix Camp suman más de la mitad de expedientes. Las pymes tarraconenses son las más afectadas de Catalunya. El 56% ya han presentado regulaciones

Raúl Cosano

Whatsapp
Cambrils y toda la costa es una de las zonas más afectadas. Foto: Alba Mariné

Cambrils y toda la costa es una de las zonas más afectadas. Foto: Alba Mariné

Los ERTE en la provincia se han cebado con los bares, los restaurantes y el comercio de proximidad ante el cerrojazo global a los establecimientos por el confinamiento obligado. Los expedientes de regulación temporales han afectado con especial intensidad a un tejido productivo tarraconense donde el turismo tiene un peso específico fundamental, más en una Semana Santa nula como esta. Los más de 9.000 ERTE y las casi 50.000 personas afectadas duplican el balance en Lleida, por poner un ejemplo.

Los datos recién publicados en el Observatori del Treball permiten, además, hacer una radiografía territorializada del impacto de esta figura recurrente desde que se decretara el estado de alarma. Tanto este balance como una nueva encuesta de Pimec confirman la previsión que hizo la URV hace unas semanas sobre que Tarragona sería el territorio catalán más golpeado por la crisis, debido a la composición de su tejido productivo, más vulnerables a estos efectos.

El Tarragonès es la comarca más afectada (casi 3.000 ERTE y más de 16.000 empleados), por delante del Baix Camp (ahí se incluyen localidades afectadas que son claves para la economía como Salou y Cambrils), con 2.267 regulaciones y casi 11.000 perjudicados. Entre ambas comarcas suman más de la mitad de trabajadores. El Baix Ebre (1.017, 4.072 personas) ocupa la tercera posición del ranking.

«No tenía más remedio»

Es ahí donde la trama económica es más abundante y, por tanto, resulta más afectada por la coyuntura negativa de la cuarentena. Tiendas de diferente índole están entre las agraviadas. «Los ingresos son cero desde hace semanas, así que no he tenido más remedio que hacer un ERTE para que mis tres trabajadores pudieran cobrar», explica la responsable de una tienda de ropa en el centro de Tarragona. También las autoescuelas en la provincia se han visto obligadas, en su mayoría, a acometer un proceso masivo de regulación temporal.

El minorista se está viendo especialmente afectado, si bien grandes empresas como PortAventura, El Corte Inglés o la industria vallense Lear han tenido también que regular el empleo durante estas semanas. La dinámica es similar en Catalunya. El 82% de los ERTE aprobados son del sector servicios en Catalunya. Por ámbitos, los servicios de comida y bebida (ahí se incluyen bares o restaurantes) son los más perjudicados, por delante del comercio minorista.

Los servicios de alojamiento, la venta y reparación de vehículos, los trabajos especializados de la construcción o las actividades deportivas y de entretenimiento son otros de los campos que más padecen estos días, según el balance del Observatori. Curiosamente, y a pesar de ser la primera línea de batalla contra el virus, las actividades sanitarias también destacan en cuanto a expedientes temporales sufridos.

Un nuevo informe de Pimec muestra cómo de severa está siendo la crisis entre la micro, la pequeña y la mediana empresa. Las pymes de Tarragona son las más afectadas de Catalunya. Seis de cada diez no tienen actividad en estos momentos, mientras que casi un 30% han visto cómo su negocio se reducía más de un 50%. «La contracción de ventas o la anulación de reservas se han intensificado en los últimos días, impactando a casi la totalidad del tejido», explica Pimec en este último análisis.

Tarragona es la provincia con más dificultades de suministros de materiales procedentes del interior (un 45% está sufriendo obstáculos en ese sentido) mientras que también es líder en cuanto a problemas de tesorería. Un 82,5% de pymes los sufren, superando a los registros de las otras tres provincias catalanas. Este estudio de Pimec también deja ver el creciente impacto de los ERTE, algo en lo que Tarragona aparece de nuevo como la demarcación que sale peor parada.

La hostelería y la restauración sobresalen como sectores más dañados. El 56% de pymes de la provincia han presentado un ERTE (si bien un 39% está pendiente de autorización), una cifra notablemente superior a la de Barcelona (40,7%), Girona (48,3%) y Lleida (45,2%). Además, el 12,6% de estos negocios en Tarragona tienen previsto presentar un expediente y un 31,5% no contempla por el momento esta opción. En este último caso también es la cifra más baja de Catalunya, una muestra más de que Tarragona lo está pasando especialmente mal desde el punto de vista económico y empresarial.

El informe arroja otros datos nuevos que no eran tenidos en cuenta en anteriores oleadas publicada a raíz de la crisis de la Covid-19. Así, el 74,1% ha tenido que aplicar la medida del permiso retribuido recuperable pero la mayor parte (un 44,3%) ve «totalmente imposible» compensarlo en el futuro. Así, un 51,7% se han acogido a los créditos ICO de ayuda extraordinaria impulsados por el Gobierno. Más allá de esos balances, la previsión, como es obvio, es más negativa a cada semana que pasa. Para el 72% de las pymes locales, el panorama es ‘muy malo’ y es el dato nuevamente más elevado de toda Catalunya.

Temas

Comentarios

Lea También