Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los centros comerciales, listos para su reapertura

Parc Central de Tarragona y La Fira Centre Comercial de Reus retomarán su actividad el próximo lunes 25 de mayo, siempre y cuando la Regió Sanitària del Camp entre en la fase 2

NÚRIA RIU-JOAN MORALES

Whatsapp
La Fira Centre Comercial ha instalado dispensadores de gel hidroalcohólico por todas las instalaciones. FOTO: FABIÁN ACIDRESLAS ESCALERAS MECÁNICAS DE PARC CENTRAL RECUERDAN QUE HAY QUE DEJAR UNA DISTANCIA DE DOS METROS.  FOTO:DT

La Fira Centre Comercial ha instalado dispensadores de gel hidroalcohólico por todas las instalaciones. FOTO: FABIÁN ACIDRESLAS ESCALERAS MECÁNICAS DE PARC CENTRAL RECUERDAN QUE HAY QUE DEJAR UNA DISTANCIA DE DOS METROS. FOTO:DT

El coronavirus modificará muchas de las pautas de conducta de la sociedad. Y, en el caso de los centros comerciales, el cambio es radical. Antes del 13 de marzo, estos eran sinónimo de salir a pasar, hacer unas compras y la posibilidad de tomar algo o incluso de acabar sentado en una butaca de cine. Lo que hacía que, por norma general, el tiempo invertido era notable. El reto está ahora en cómo estos pueden seguir atrayendo al cliente, cuando lo importante es que esté el mínimo tiempo posible, para que reducir el riesgo de contagio y que haya una rotación.

Es una situación que preocupa a los grandes centros como Parc Central, que estos días va recuperando una ligera actividad. Han empezado a trabajar una parte del personal de las tiendas, ya que si no hay cambios de última hora y el Gobierno de Madrid lo acepta, a partir del lunes el la región sanitaria del Camp de Tarragona entrará en fase 2. Esto permite la reapertura de las grandes superficies comerciales, aunque deberán hacerlo con los espacios comunes cerrados y controles de aforo.

En el caso del Parc Central, una parte de la superficie ha permanecido abierta durante todo este estado de alarma. Es la que corresponde a la zona de hipermercado, lo que ha obligado a ir implementando medidas como la utilización de geles hidroalcohólicos o la señalización de los espacios para mantener las distancias de seguridad. Parc Central reabrirá, pero con restricciones de aforo para evitar aglomeraciones.

Restricciones de aforo

El BOE establece que en el caso de las tiendas este debe ser del 40%, en cuanto al resto de superficie del centro, tan solo del 30%. «Es un aspecto que siempre hemos controlado ya que en cada momento sabemos cuánta gente tenemos en el centro en tiempo real», describe el gerente de Parc Central, Miguel Ángel González.

Los 120 establecimientos de este centro comercial levantarán de nuevo la persiana, de momento tan solo para los clientes de la región sanitaria del Camp de Tarragona. A estas alturas del año, estaría lleno de turistas. «A falta de los visitantes de fuera, veremos un mes de marzo normal, por lo que, según nuestra experiencia, no se supera el aforo», argumenta González. Limitación de las plazas de aparcamiento, terrazas separadas y servicios comunes como las máquinas de diversión o la guardería, cerrados.

Son algunos de los cambios que se encontrarán los clientes a partir del lunes. Además, los cines seguirán cerrados ya que no se permitirá su apertura hasta que no lleguemos a la siguiente fase. El acceso desde la calle va a centralizarse desde una única puerta, la que queda ubicada en la Avinguda de Roma. A partir de ahí, entrarán a un recinto que estará señalizado con caminos seguros en los pasillos. También en las escaleras mecánicas se recordará que hay que dejar esta distancia social de dos metros. «Habrá megafonía con mensajes recordando las medidas y pidiendo a los clientes que respeten las indicaciones», añadía el gerente.

El centro comercial ha reforzado los equipos de limpieza y de seguridad. Por las noches se llevará a cabo una desinfección de las zonas más sensibles a partir de cañones de ozono. Asimismo, se adoptarán un conjunto de cambios en los que se refiere al reaprovisionamiento del centro. Va a evitarse el contacto entre los transportistas y los clientes.

En el centro comercial trabajan alrededor de 700 personas en temporada baja, cifra que en los meses de más afluencia puede alcanzar los 900 empleados. Ahora, el personal contará también con una entrada específica. “Estamos velando para la seguridad tanto de los trabajadores concesionarios, como de los clientes”, añadía González.

La mayoría de los empleados han estado en ERTE durante todo el estado de alarma. Esto dejó los almacenes con la ropa de primavera, que difícilmente ya no saldrá del almacén. “Al no permitir las rebajas habría sido complicado, por lo que hay que esperar a ver cómo se repone el personal y cómo podemos empezar”, explicaba esta semana el gerente. Algunos negocios también han iniciado negociaciones con la propiedad, para hacer frente al pago de los alquileres durante estos más de dos meses en los que no ha habido ingresos.

Se espera que el BOE de sábado dé más detalles sobre las medidas que habrá que adoptarse en esta fase dos. Por el momento, no se verían afectados los horarios de las superficies comerciales, que hasta el 31 de mayo mantendrán el horario de invierno, desde 9 a 21 horas.

Plan de acción en La Fira

Otro gran centro comercial del Camp de Tarragona que tiene previsto reanudar su plena actividad a partir del próximo lunes es La Fira Centre Comercial de Reus. Este equipamiento, gestionado desde hace unos meses por Silicius (SOCIMI del Grupo Mazabi especializada en la compra y gestión activa de activos), ha elaborado un Plan de Acción donde se recoge el protocolo a seguir a partir de la reapertura. El documento, al que ha tenido acceso el Diari, especifica todas las medidas preventivas de seguridad, higiene y limpieza y mantenimiento de las instalaciones, algunas de las cuales se detalla en el cuadro adjunto de esta información. Se trata de medidas para locales y trabajadores del centro comercial, así como para los clientes que lo visiten.

Cabe recordar que el centro, conforme a lo dispuesto por el Ministerio de Sanidad ha implementado un sistema de recuento y control de aforo en los cuatro accesos peatonales, en el acceso de personal y en los muelles de descarga. El objetivo es que este limite de aforo (marcado en el 30% para todo el centro comercial) no sea superado en ningún momento, incluyendo a los propios trabajadores. Mayte Forjan, directora de La Fira Centre Comercial, explica que «tendremos personal en los accesos controlando que no se supere el 30% del aforo total. Y si es así se cerrará».

Forján recuerda que La Fira, que ha estado abierta a pesar del estado de alarma al contar con tiendas esenciales de alimentación, ya puso en marcha un protocolo de seguridad e higiene que ahora, coincidiendo con la reapertura total del centro, ha sido actualizado. La directora del equipamiento pone algunos ejemplos: «Hemos potenciado el tema de la limpieza, por ejemplo con difusores de gel por todas las plantas, en los pasillos, en zonas comunes, en los baños, etc. También disponemos de una máquina de ozono (de limpieza). Hemos modificado el protocolo de seguridad para adaptarnos a la situación».

Los locales también cuentan con una serie de recomendaciones técnicas y de higiene. Por ejemplo, es recomendable que hayan pasado una revisión completa de sus instalaciones antes de la reapertura, así como reforzar la limpieza de los filtros de aire y aumentar el nivel de ventilación de los sistemas de climatización para renovar el aire de manera mas habitual. También se recomienda que los locales comerciales mantenga la humedad relativa entre el 40% y el 60%.

Mayte Forján reconoce que todo lo que pase a partir del próximo lunes 25 de mayo «es una novedad, un nuevo reto. Van pasando los días y ves que en otros países han ido abriendo los centros comerciales y que la gente tiene ganas de salir, de socializarse, de comprar».

Temas

Comentarios

Lea También