Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los juzgados de la provincia de Tarragona más saturados, abocados al «colapso»

El presidente de la Audiencia de Tarragona, Joan Perarnau, alerta de esta situación por el incremento de asuntos civiles, laborales y mercantiles derivados de la pandemia del Covid-19

ACN

Whatsapp
El presidente de la Audiencia de Tarragona, Joan Perarnau, ayer en rueda de prensa. FOTO: ACN

El presidente de la Audiencia de Tarragona, Joan Perarnau, ayer en rueda de prensa. FOTO: ACN

Los juzgados tarraconenses que ya estaban más saturados de trabajo se ven abocados al «colapso» por el incremento de asuntos civiles, laborales y mercantiles que se espera a raíz de la pandemia del Covid-19. Según explicó ayer el presidente de la Audiencia de Tarragona, Joan Perarnau, el aumento de la actividad previsto tendrá relación sobre todo con los ERTE, despidos y concursos de acreedores. «Esto supone la sobresaturación de órganos judiciales que, de por sí, ya estaban muy mal», advirtió.

Por el contrario, se espera una reducción «notable» de asuntos del ámbito penal porque, entre mediados de marzo y finales de mayo, el número de delitos ha caído un 53,64% en la demarcación. Tras el parón los juzgados vuelven hoy jueves a la actividad ordinaria.

Durante los últimos dos meses y medio del estado de alarma los órganos judiciales de la demarcación de Tarragona han suspendido miles de actuaciones. En la ciudad de Tarragona, por ejemplo, los cinco juzgados penales han suspendido 961 juicios y los tres juzgados de lo social, 580, mientras que en Reus el juzgado social ha cancelado 180.

Las dos secciones penales de la Audiencia han dejado de hacer 44 juicios y nueve vistas -entre ellas un juicio de la macrocausa del caso Torredembarra-, y sólo han despachado los temas urgentess: un jurado popular, dos juicios con preso y dos vistas de prórroga de prisión.

Durante el confinamiento han funcionado los juzgados de guardia y los registros civiles, y el resto de juzgados han mantenido una mínima dotación para actuaciones urgentes. Por ejemplo, los tres juzgados de lo social de Tarragona han resuelto 60 procedimientos urgentes -sobre todo para ERTO- y, lo social de Reus, 15.

Los órganos que han podido teletrabajar lo han hecho, como es el caso de las secciones civiles de la Audiencia Provincial, donde los magistrados han seguido resolviendo apelaciones y deliberando por videoconferencia.

Escritos y demandas a registro

Por el contrario, sí se ha permitido que abogados y procuradores pudieran entrar escritos y demandas a registro. En concreto, se han presentado más de 15.000, mientras que se han recibido 5.332 demandas (4.676 del ámbito civil, 467 del social, 120 del mercantil y 69 del contencioso). Según el magistrado Joan Perarnau, los juicios suspendidos y el trabajo que ha entrado durante el estado de alarma supone «un volumen importantísimo» de trabajo y, de paso, implicará «incrementar muchísimo más un retraso que ya era notable».

En concreto, Perarnau ha detallado que el «colapso» el previsto en los ámbitos civil, laboral y mercantil. Por un lado, dijo, hay que esperar «un número muy importante de ERTE, ERE y despidos», y también que muchas empresas en quiebra se vean abocadas a entrar en concurso de acreedores. Ante este escenario, la peor parte se la llevarán una tipología de órganos judiciales que, históricamente, ya son los que sufren más saturación.

Preocupa especialmente el juzgado mercantil, que es único en toda la demarcación. En 2019 recibió un 109% más de trabajo considerada «aceptable» por el Consejo General del Poder Judicial, es decir, más del doble. «Difícilmente será operativo si no se pone algún tipo de refuerzo», avisa el presidente de la Audiencia.

En el caso de los juzgados sociales de Tarragona y Reus, la carga de trabajo es superior al 75% o 80% de lo que sería deseable, y los juzgados de primera instancia rondan un sobreesfuerzo del 25% o 30%. «Se nos disparará aún más donde ya teníamos problemas», insistió Perarnau.

Caen todos los delitos

Por otra parte, no se prevé saturación en el ámbito penal por la disminución de los delitos durante la pandemia. Según detalló Perarnau, a partir de datos de los Mossos d’Esquadra, en la demarcación la reducción ha sido del 53,64% entre el 14 de marzo y el 31 de mayo. En concreto, han caído un 39,82% los delitos contra las personas, un 61,13% los delitos contra el patrimonio, un 30,59% los delitos contra la seguridad vial y un 19,18% los delitos contra la salud pública.

Los únicos que han repuntado son los delitos contra el orden público, con un aumento del 185,44%, por temas relacionados con la desobediencia y resistencia a los agentes de la autoridad derivados del incumplimiento del confinamiento.

Durante este periodo los cuerpos policiales han hecho 1.011 detenciones en la demarcación ante las 1.379 del mismo periodo del año pasado (un 26,69%) menos. En este ámbito, Perarnau ha destacado que un 60% han pasado a disposición judicial por videoconferencia telemática con el juez. En concreto, han sido un 65% en el Camp de Tarragona -donde se han hecho 427 videoconferències- y un 33% en Terres de l’Ebre (44).

El porcentaje de detenidos que no han utilizado la videoconferencia corresponde a personas que quedaron en libertad en comisaría o, en casos muy puntuales, que tuvieron que pasar presencialmente a disposición del juzgado.

Temas

Comentarios

Lea También