Más de Tarragona

Primer ingreso de un adolescente en la UCI en Tarragona por la quinta ola

Salut notificó la hospitalización de un joven de 10 a 19 años del Baix Camp. Hay 14 menores de 40 años en intensivos

Raúl Cosano

Whatsapp
Una sanitaria en la UCI del Hospital Verge de la Cinta de Tortosa, durante la pandemia. Foto: ICS EBRE

Una sanitaria en la UCI del Hospital Verge de la Cinta de Tortosa, durante la pandemia. Foto: ICS EBRE

Los peores pronósticos se han cumplido con el paso de los días y la quinta ola muestra sus efectos más severos. Al fallecimiento de un joven de la franja de 30 a 39 años de hace unos días, se añade el primer ingreso en UCI de un adolescente en Tarragona. El Departament de Salut notificó ayer la hospitalización en intensivos de una persona del Baix Camp de la horquilla de entre 10 y 19 años.

Este envite del virus afecta ya a todas las franjas de edad, si bien la juventud marca el perfil de unas hospitalizaciones que van al alza. Hay 14 menores de 40 ingresados en intensivos en Tarragona por Covid-19, cinco de ellos del segmento de 20 a 29; datos, todos ellos, que muestran el impacto también sobre población que, en un principio, no era vulnerable.

La ocupación de las camas de críticos sigue en aumento. Ayer se comunicaron dos ingresos más, hasta un total de 39 en el Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre. Es la mayor cifra en dos meses. También es muy preocupante la evolución general de las hospitalizaciones. Actualmente hay 153 tarraconenses ingresados con coronavirus. Son casi seis veces más que a principios de julio, cuando había solo 27.

Otro aspecto a tener en cuenta es que, si al principio de esta ola inesperada los jóvenes constituían el grueso de los pacientes, ahora las tornas se han girado. El 64% de los enfermos de la provincia tienen más de 50 años y, mientras las franjas más jóvenes están estabilizadas, crecen las superiores. Un ejemplo: los ingresos de personas de 60 a 69 años han pasado de 22 a 44 en Tarragona durante la última semana. Por lo tanto, los perfiles de más edad y más frágiles frente al SARS-CoV-2 empiezan a padecer más hospitalizaciones, pese a que se trate de colectivos que gozan de una mayor cobertura de vacunación.

En estos momentos los hospitales están padeciendo las consecuencias de la explosión de contagios que se desencadenó sobre todo a partir de Sant Joan. De hecho, la cresta de la quinta ola en cuanto a positivos ha quedado atrás. «Confirmamos que la bajada de los contagios entre el 16 y el 21 de julio entre población menor de 50 años (Rt estimada 0,75-0,8) ha sido muy fuerte y se ha conseguido frenar la subida de casos en poblaciones entre 50 y 70 años (Rt 0,95-1,05)», dicen los investigadores del Grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos de la Universitat Politècnica (BIOCOM-SC).

Aumento a partir de los 70 años

Sin embargo, este grupo alerta del incremento en mayores de 70. «Si se mantiene esta tendencia en los próximos días, se espera una bajada de carga en los CAP y en la planta de los hospitales de gente joven, con una subida de personas más mayores. El número de hospitalizados entre 50 y 70 tendría que tender a estabilizarse en los próximos días», cuentan desde el BIOCOM-SC, una unidad que monitoriza diariamente la evolución de la emergencia sanitaria.

De ahí que se mantengan todas las alertas. «La población de más de 70 años es la más vulnerable al virus. Aunque tenga incidencias más bajas que el resto de edades, el hecho de que los casos vayan al alza en esta cohorte es una muy mala noticia. En las semanas siguientes veremos la magnitud de sus efectos, que pueden ser importantes», añade el BIOCOM-SC.

Los indicadores van a la baja. Salut informó ayer de 292 contagios en la provincia, un dato notablemente inferior al de los últimos días, en los que la estadística de contagios había rondado los 500. Asimismo, siguen descendiendo el riesgo de rebrote y la Rt, la velocidad de contagio, pese a que aún se mueven en rangos elevados.

En la Atención Primaria tarraconense hay un ligero descenso del volumen de actividad: de casi 19.000 visitas a la semana de pacientes por Covid-19 a unas 17.500, un pequeño retroceso que, sin embargo, puede apuntar a un cierto cambio de tendencia.

En el global de Catalunya la situación es muy delicada: bajan los indicadores pero crece la presión asistencial. Los hospitales superaron ayer los 500 críticos –hay 510 en total tras un incremento de 20 en un día– y los 2.200 ingresados (+103). Se declararon 23 fallecidos, ninguno de ellos en Tarragona, y 2.871 nuevos positivos.

Temas

Comentarios

Lea También