Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Yogures para aclarar la vista

Estudio. Investigadores de la URV y del Institut Pere Virgili evalúan los descremados y su relación con las cataratas

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los individuos que consumen más yogures descremados de forma habitual presentan menor riesgo de sufrir cataratas. Foto: dt

Los individuos que consumen más yogures descremados de forma habitual presentan menor riesgo de sufrir cataratas. Foto: dt

Consumir yogures descremados disminuye el riesgo de sufrir cataratas cuando se llega a una cierta edad. Esta patología, que afecta a la vista, es muy común en las personas mayores, que al final deben pasar por quirófano para solucionarla. Sin embargo, puede prevenirse con ciertos hábitos de vida saludables y una buena alimentación.

Investigadores de la Unitat de Nutrició Humana de la Universitat Rovira i Virgili (URV) y del Institut d’Investigació Sanitària Pere Virgili, en colaboración con otros grupos de investigación del estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), han evaluado la relación entre el consumo de lácteos y el riesgo de aparición de cataratas. 

Tabaquismo y obesidad
Las cataratas no tratadas son  una de las principales causas de ceguera en todo el mundo, una patologia oftalmológica que además del envejecimiento, tiene otros factores que predisponen a un mayor riesgo, como la diabetes, la obesidad y el hábito del tabaquismo. Asimismo, algunos factores dietéticos también pueden afectar a su formación.

Un estudio publicado el año pasado por la Unitat de Nutrició Humana de la Universitat Rovira i Virgili ya encontró una relación positiva entre el consumo elevado de vitamina K y un menor riesgo de sufrir esta patología. 

Siguiendo esta línea de investigación, los científicos han evaluado la asociación con el consumo de los diferentes tipos de productos lácteos. El trabajo, realizado por la investigadora predoctoral Lucia Camacho, y liderado por la también investigadora Mònica Bulló y el catedrático Jordi Salas-Salvadó, ha evaluado a 5.860 participantes adultos con alto riesgo cardiovascular. 

Así, se documentaron un total de 768 cataratas en una media de seguimiento de 5,6 años. Después de analizar los diferentes grupos de lácteos (lácteos totales, leche, yogur descremado y queso) los resultados demuestran que los individuos con un mayor consumo de yogur descremado, los que consumían de forma habitual, presentaban un menor riesgo de sufrir esta enfermedad. Los mecanismos por los que se produce la formación de las cataratas no están todavía claros. No obstante, cada vez se muestra más evidencia de que procesos inflamatorios y oxidativos jugarían un importante rol. 

Como la dieta puede ser capaz de modular estos procesos, el consumo de ciertos alimentos podría estar asociado. Y los productos lácteos son naturalmente ricos en proteínas y micronutrientes importantes para la salud como el calcio, magnesio, fósforo y vitaminas A y B12. Además, presentan un perfil particular de hidratos de carbono y grasas. Esta matriz saludable de este grupo de alimentos parece ser la responsable de los beneficios opuestos.

Asimismo, estudios previos han demostrado también que incluir estos productos en un patrón de dieta saludable comporta mejoras en la salud, como son disminuir el riesgo de aparición de enfermedades como la diabetes del tipo 2 y síndrome metabólica.

Temas

Comentarios

Lea También