Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Aumentan los conflictos en empresas de Tarragona para subir sueldos a la altura del IPC

Empleados de la química, la limpieza o los ‘súpers’ piden aumentos salariales para compensar la inflación desbocada. Ese fue el principal frente ayer durante la movilización del 1 de mayo

| Actualizado a 02 mayo 2022 11:49
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La escalada sin fin de los precios, la inflación desbordada y la pérdida continuada de poder adquisitivo fueron los tres principales caballos de batalla en la manifestación del 1 de mayo en Tarragona. En una concentración con aires prácticamente prepandémicos, sin apenas mascarillas entre los asistentes, alrededor de mil personas se manifestaron en una marcha que arrancó en la Imperial Tarraco y finalizó con diversos parlamentos en la Estàtua dels Despullats. También Tortosa celebró su respectiva reivindicación.

El evento sirvió para poner sobre el tapete las reclamaciones sindicales generales y también las que tienen que ver con empresas concretas. Trabajadores del sector químico, de Correos, del turismo, de la limpieza o de los supermercados salieron a la calle para exponer sus luchas, que tienen algunos nexos en común, sobre todo la pelea por actualizar los salarios al ritmo del IPC, algo que ha originado un incremento de la conflictividad en el seno empresarial. «Nos estamos encontrando con empresas que están ganando mucho dinero en nuestra demarcación, sobre todo en el sector químico y en el sector de servicios públicos, están incumpliendo las subidas de salarios que están pactadas dentro del convenio, sobre todo en los diferenciales del IPC, que en estos momentos son del 8 o el 10% y que no quieren pagar», indicaba Joan Llort, secretario general de UGT en Tarragona. «Ahora veremos que esas empresas este mes y el que viene repartirán dividendos entre sus accionistas mientras no cuentan con sus empleados», explica Llort.

«Hay más desigualdades»

Mercè Puig, secretaria general de CCOO en Tarragona, en una línea similar recalcó que el desafío es «frenar los precios y las desigualdades, por eso estamos en la calle, porque tenemos una problemática con las energías eléctricas, con gente que no puede pagar las facturas del día a día, ni la cesta de la compra. Se incrementan las desigualdades y eso no se puede consentir. Necesitamos aumentar los salarios porque la gente cada vez es más pobre».

Llort, hablando en concreto sobre el sector petroquímico, dijo que «iremos a un conflicto si la patronal no quiere asumir el diferencial del IPC» y puso algunos ejemplos: «Lo estamos viendo en Covestro, en Repsol o en BASF, y también en empresas subcontratadas. Compañías que están ganando mucho dinero ahora no quieren pagar lo que está marcado en el convenio. No vamos a aflojar en eso». En las últimas semanas han crecido las protestas de plantillas que piden acompasar las tablas salariales al IPC.

«Estamos negociando y nos ofrecen una subida del 1% cuando el IPC está disparado»

Tomasa Guerrero. Secretaria general sección sindical CCOO en Fragadis

Uno de los ejemplos en la manifestación era el del sector de los empleados de supermercado. «Estamos negociando el convenio y nos ofrecen una subida de un 1% cuando el IPC está disparado», explicó Tomasa Guerrero, secretaria general de la sección sindical de CCOO en Fragadis. Guerrero, además, añadía: «Durante toda la pandemia fuimos personal esencial y de pronto pasamos a ser olvidado. Las empresas no nos ofrecen una subida digna y eso que algunas están ganando un 165% más, estamos en contratos precarios, de 20, 24 o 30 horas y trabajando 40. Acabamos haciendo horas complementarias, así que luchamos por unos convenios justos y una conciliación familiar digna».

A vueltas con el IPC

Los sindicatos denuncian que están empezando a ver que las empresas no aplican las condiciones pactadas previamente. ‘Pedimos artículos de convenio claros y definidos’, decía una de las pancartas de la marcha. «La subida del IPC es fundamental. Estamos negociando el convenio y no reconocen el IPC de 2018, 2019, 2020 y 2021 y no nos quieren dar la diferencia. Se están negando a darnos ese IPC atrasado», relataba Paqui Chaves, del comité de empresa en el sector de la limpieza.

«Las empresas se niegan a darnos la diferencia del IPC que nos pertenece»

Yolanda Martín. Secretaria Fed. Limpieza CCOO

Yolanda Martín agregaba: «Tenemos un artículo que prevé la subida del IPC pero la empresa dice que no está bien cerrado, llevamos dos reuniones sin ponernos de acuerdo, porque nosotros tenemos una interpretación y ellos te dan otra, te proponen subir muy poco, así que es probable que tengamos que hacer reivindicaciones».

La clave de todos esos conflictos está en la evolución de unos precios que se han disparado desde hace un año, primero tras la desigual salida de los peores momentos de la pandemia y después por el conflicto de Ucrania y todas sus consecuencias. Se trata de un caldo de cultivo que golpea a la clase trabajadora, en base a dos indicadores que crecen pero lo hacen a ritmos totalmente distintos: en marzo, según el INE, los precios se dispararon el 10,5% en Tarragona, una cifra de récord, inédita en más de 30 años, mientras que los sueldos (y únicamente aquellos que están bajo convenio) aumentaron solo en un 1,67%. Por tanto, en lo que va de 2022, el coste de la vida crece en la provincia seis veces más que los salarios. Lo que hasta ahora no era un problema notorio, porque el IPC permanecía en los últimos años sin excesivas variaciones, ahora se ha convertido en el principal –y espinoso– punto de la negociación entre sindicatos y patronales.

$!La cabecera de la manifestación, en Tortosa, durante la mañana de ayer. foto: joan revillas

Pero ayer hubo más frentes abiertos. Llort dio un toque de atención a «aquellas administraciones que quieren las competencias y, cuando las tienen, luego subcontratan a empresas que especulan, con malas condiciones laborales y que ofrecen un mal servicio a los usuarios, así que pedimos a los servicios públicos que lo asuman ellos y que no externalicen para acabar precarizando».

·«Nos encontramos con empresas que incumplen las subidas de sueldo pactadas»

Joan Llort. Secretario general de UGT en Tarragona

También el turismo estuvo bajo el foco. Paco López, de UGT, reconoció que «tenemos poco que celebrar» y dibujó un escenario con «trabajadores que no llegan a final de mes y están al límite de la pobreza», porque «solo tenemos las migajas de las riquezas que generamos». Aludió al modelo 20-40-60 (‘te contratar por 20 horas, te pagan 40 y trabajas 60’) y citó, entre otros sectores ligados al turismo, a «las pésimas condiciones que tiene el socorrismo de playa».

Apenas hubo tiempo para sacar pecho de uno de los aspectos más positivos, según los sindicatos, de la reforma laboral. «Hemos pasado en Tarragona de un 4% de contratos fijos a un 35% y eso asegura un futuro y una estabilidad a los trabajadores», decía Llort, sobre la consecución del objetivo de atajar la temporalidad.

«Pondrán palos en las ruedas»

«Esperamos ver cambios en un sector como el turismo, que es uno de los más precarios, pero hay que saber que las empresas van a poner palos en las ruedas. Somos un territorio muy chafado, con mucho paro juvenil, y las desigualdades son extremas», añadía Mercè Puig. Llort, su homólogo en UGT, denunció a su vez la especulación de algunas empresas con el salario mínimo interprofesional, que unifican los complementos salariales para llegar a los 1.000 euros de sueldo, lo que «hace perder poder adquisitivo»

«Necesitamos aumentar los salarios porque la gente cada vez es más pobre»

Mercè Puig. Secretaria general de CCOO en Tarragona

José Martín, secretario general de industria de CCOO en Tarragona, remarcó el ejemplo positivo de Pastifred, una industria de Montblanc «que ha dado estabilidad a los trabajadores» tras la última reforma y mencionó también las últimas turbulencias en el sector industrial: «Estamos en medio de una transición energética e industrial que tenemos que hacer sin dejar a nadie por el camino». No acabó el acto sin una reivindicación de lo público, esta vez a cargo de Mar Vázquez, secretaria de Igualdad y Políticas Sociales de UGT en Tarragona: «Estamos hartos de que los políticos utilicen los servicios públicos para llenarse la boca y les recordamos que no están hechos para ganar dinero. Son ellos los que han estado aguantando durante la pandemia».

Unas 1.000 personas tomaron parte en la marcha por Tarragona, casi sin mascarillas
Comentarios
Multimedia Diari