Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

«Confía en Laporta»

El conocido comerciante Jordi Represa, dueño de la tienda ‘Roba’, fallece a los 62 años de un cáncer

| Actualizado a 08 agosto 2022 20:17
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

«Xavi, confía en Laporta». Fue la última frase que me dijo, segundos después de darnos un abrazo y cuando yo ya había pulsado el botón del ascensor de su casa para irme. Jordi Represa, fallecido el domingo a los 62 años, era un conocido comerciante. Suya era la elegante tienda de moda ‘Roba’ situada en la Rambla Nova, 29. Pero era sobre todo un apasionado culé y un amigo, a veces un tanto gruñón, pero con el que conversar de fútbol, de Tarragona y de la vida era un placer y una forma de aprendizaje continua.

Nos vimos por última vez hace unos quince días. Quería que nos despidiéramos. Tenía un cáncer terminal y, según me contó, ya había asumido lo inevitable. Los médicos le habían dado dos o tres semanas más. Desprendía una calma que me puso la piel de gallina. Me contó que se sentía en paz, que era creyente y elucubró sobre la diferencia entre «corazón» y «alma».

El cáncer le había consumido, pero las imágenes que me venían a la cabeza eran la del elegante botiguer al pie del mostrador de su tienda o la del ‘relajado’ barcelonista en el salón de su casa, con una cerveza en la mano. Bueno, no muy relajado. Jordi criticaba sin piedad, pero con sentido común, la táctica del entrenador de turno o nos explicaba (si había más de un invitado) las virtudes y defectos de cada jugador. Cuando uno de nosotros osaba contradecirle, replicaba «es que no sabéis de fútbol». Cierto. Él sabía mucho más que nosotros.

Jordi sabía también de promoción comercial. Amaba Tarragona y, sobre todo, su Rambla. Una y otra vez lamentaba que los diferentes Ayuntamientos ‘pasaran’ del comercio, que el aparcamiento fuese tan caro, que la iluminación (en especial la navideña) fue insuficiente, que los alquileres se dispararan...

Conocí a Jordi cuando escribí un reportaje sobre diseñadores locales hace ya muchos años. Desde entonces se convirtió en ‘asesor’ de moda para el ‘Diari’. Nos ilustraba sobre el vestuario de los invitados a eventos como la boda de Iniesta en el castillo de Tamarit. Recurrimos a él diversas ocasiones. Pero otras muchas tuve el privilegio de compartir con él un rato ante la tele. Un sentido pésame a toda su familia. Lo echaré mucho de menos.

Comentarios
Multimedia Diari