Ellos saben qué hacer con el Banc d’Espanya, la Tabacalera y la Savinosa

Los alumnos del Aula Oberta del Institut Sant Pere i Sant Pau ganan un premio por sus ideas para transformar en sitios de ocio activo lugares en desuso

| Actualizado a 26 abril 2022 05:26
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Marc cuenta que la idea surgió de algunas preguntas sencillas como: «¿Y si los sábados hiciéramos algo más que dar vueltas por Parc Central?»; «¿Y si no hubiera que esperar a Santa Tecla para hacer cosas?» añade Miquel.

Así comenzó a gestarse el proyecto ‘Tarraco weekend’, para crear una empresa organizadora de actividades de fin de semana. Elaborado por los alumnos del Aula Oberta del Institut Sant Pere i Sant Pau, acaba se recibir el premio en la categoría de la ESO en los Premis InJUè Emprèn Dipta.cat organizado por la Diputació de Tarragona y la URV para estimular el espíritu emprendedor entre los jóvenes de la demarcación.

En el grupo, que además conforman Nerea, Lola, Natalia, Yeray, Jose y Luis llevan trabajando en la idea desde septiembre del año pasado. Una de las premisas era que se tratara de una propuesta de turismo sostenible, así que se les ocurrió que lo mejor sería aprovechar infraestructuras que ya tenemos y que están en desuso o que apenas se aprovechan.

Así, por ejemplo, una propuesta es convertir el Parc del Francolí y su entorno en un espacio «donde la gente pueda expresarse a través de bailes al aire libre, música, concursos de grafittis, competiciones de skate, de petanca...» todo compaginado con unos Food Trucks donde beber y comer algo.

Tienen además, ideas para otros tres sitios. Uno de ellos es el Banc d’Espanya. Dentro de su idea de negocio lo convierten en una especie de polo de atracción del mundo ‘friki’. Su idea es mezclar una zona ‘gamer’ con tiendas temáticas de Star wars, Harry Pooter, El Señor de los anillos, muñecos funko, juegos de mesa...

En la Tabacalera la clave estaría en los talleres de robó tica, grafiti, videojuegos, drones, DJ con una biblioteca al aire libre y donde se pudieran organizar exposiciones itinerantes.

Y, en el antiguo preventorio de La Savinosa, la idea es aprovechar los espacios exteriores para organizar desde actividades deportivas como concursos de calistenia hasta festivales de música o pasajes del terror.

La intención es atraer turismo de proximidad todos los fines de semana del año. Explican que «los clientes no solo son los que disfrutan de las actividades y los packs temáticos. También las empresas que organizan los acontecimientos, las que alquilan las instalaciones...» En cada caso plantean colaboraciones con organismos públicos como el Patronat de Turisme o con empresas privadas.

Para desarrollar su idea los miembros del equipo han contado con la colaboración de la empresa Petits Enginyers que les ha ofrecido formación sobre conceptos básicos de emprendimiento. El trabajo ha sido guiado por su tutora, Cristina Arroyo, con la ayuda de todos los profesores del Aula Oberta y los chicos se han ocupado de todo, desde el diseño del logotipo a la página web o el vídeo promocional.

Una pequeña familia

El Aula Oberta hay un grupo pequeño de alumnos de tercero y cuarto de ESO que ven los contenidos de las asignaturas troncales, pero siguen una metodología distinta, basada en proyectos y en aspectos vivenciales. Están orgullosos de haber ganado el premio porque les parece una buena forma de demostrar que trabajan como los que más y nadie les regala nada. Curiosamente, aunque están aquí porque las cosas no les iban bien, escolarmente hablando, todos dicen que quieren seguir estudiando.

Lo achacan por una parte al hecho de que aprender por proyectos es mucho más vivencial y al ambiente que se crea al estar en un grupo pequeño. «Cuando son 30 alumnos en clase puede que el profesor se sepa tu nombre, pero no quién eres, y eso aquí si pasa, somos una familia», dice Marc.

También tiene que ver el hecho de que comienzan a vislumbrar un camino. Todos hacen prácticas en empresas. Natalia, por ejemplo, ha trabajado en una farmacia del Barrio y si idea es hacer un grado medio del ámbito sanitario; en el futuro le gustaría estudiar Farmacia. Cristina, tutora del aula desde hace trece años, lo tiene claro: todos tienen talentos y habilidades, y experiencias como esta demuestran que «habría que escucharles más».

Comentarios
Multimedia Diari