Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Mucha gente y escasas ventas en el Mercat Medieval de Tarragona

Durante todo el fin de semana se ha registrado una gran afluencia de público en el entorno de la Catedral

| Actualizado a 17 octubre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

«Quizás deberían hacer un circuito y que la gente pueda pasar bien porque cómo vas a comprar si ni siquiera puedes ver qué hay en cada sitio», comentaba uno de los asistentes al Mercat Medieval de la Part Alta a su mujer, mientras intentaban abrirse paso entre la gran afluencia de gente. Y la situación no era para menos. Gente, muchísima. Sin embargo, los paradistas lamentaban que a nivel de ventas la cosa iba «flojita».

«Ha habido turismo y sobre todo el viernes y hoy –ayer para el lector- es cuando hemos tenido más gente, pero en cuanto a ventas la cosa está bastante tranquila», decía Marisa Casaus. Es la primera vez en la que esta paradista de Blanes venía al mercado de Tarragona con sus espadas, escudos y objetos de bisutería. «Es una parte medieval y la otra friki», decía.

Casaus es argentina. Explica que en su país «como no tenemos cultura medieval, la importamos». Y así surgieron muchos adeptos a las armas y demás objetos de este periodo que ahora vende en ferias de toda Catalunya.

Bandejas de setas a ocho euros, chucherías, dulces, creps, tarotistas y un largo etcétera de productos que este fin de semana encontrabas en el Mercat Medieval y que el próximo fin de semana estarán en cualquier feria o muestra. «Nosotros intentamos llevar los productos que más encajan según la temática», decía Ester Garcia, quien reconocía que en los últimos tiempos estos mercados se han convertido en un cajón de sastre en el que puedes encontrar de todo.

Garcia iba con su marido, Domingo Hernández, ebanista de profesión y marchante los fines de semana. Por este motivo, conoce muy bien las diferentes maderas y las horas de trabajo que hay detrás de cada una de las piezas. La competencia de precios es feroz en este sector. Por este motivo, esta pareja lamentaba que «cada vez más nos cuesta más poder venir en ferias así, porque son muy caras. Todos debemos podernos ganar la vida».

Y, por si el Mercat Medieval no era suficiente, a las doce del mediodía coincidía con una Trobada de Gegants desde el Pla de la Seu y el público que entraba a la Catedral. Así es que el público estaba garantizado.

Comentarios
Multimedia Diari