Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Placas solares: ¿Cuántas hay en Tarragona?

    La ciudad lidera la demarcación en número de instalaciones, pero las listas de espera crecen por el déficit de personal cualificado. Algunas empresas ya afirman que las ventas han bajado

    24 junio 2023 18:53 | Actualizado a 25 junio 2023 06:00
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Durante todo el pasado año, se realizaron en la ciudad un total de 496 instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo, un 411% más que en 2021, cuando se llevaron a cabo 97. De hecho, tan solo en 2022 se ejecutaron un 264% más de instalaciones que las que se habían producido desde que surgió esta tecnología (136). El creciente coste de la energía, sumado a las bonificaciones municipales, empujaron a muchos tarraconenses a dar el paso de ponerse placas en casa.

    No obstante, el gran –y rápido– crecimiento de esta tendencia está provocando que las empresas instaladoras se vean con el agua al cuello a la hora de atender peticiones. Y es que hay una gran falta de personal cualificado para llevar a cabo las funciones de montaje, que, por otra parte, no son sencillas.

    Con 632, Tarragona es la ciudad de la demarcación que más instalaciones solares fotovoltaicas tiene. La siguen Reus, con 511; Calafell, con 461; El Vendrell, con 425; Cambrils, con 392; Valls, con 264; Tortosa, con 255, y Salou, con 249.

    «Existe un hartazgo generalizado hacia las compañías eléctricas», Òscar Aduà, responsable de autoconsumo de Sun Systems Group

    La potencia instalada en la ciudad también ha crecido como la espuma. De 0,53 MW durante 2021 a 2,98 MW el pasado año. No obstante, el municipio que tiene más potencia total en la demarcación es Reus, con casi 6 MW. Tarragona, por su parte, ocupa la segunda posición, con unos 4 MW.

    ¿Por qué Tarragona es la ciudad con más instalaciones, pero no con más potencia? Uno de los motivos puede residir en los usos: los domésticos son los más habituales –en Catalunya, un 87%–, pero los industriales utilizan bastante más intensidad –representan un 23,8% de toda la potencia, pese a ser un 2,4% del total de instalaciones–. Por lo tanto, puede ser que haya otros puntos con menos instalaciones, pero más potentes porque estas estén situadas en industrias.

    Según el director del CREVER-Grupo de Investigación en Ingeniería Térmica Aplicada de la URV, Alberto Coronas, debe realizarse un análisis exhaustivo para saber cuánta potencia instalar: «Hay que ser prudente, ya que los precios de la energía pueden bajar y, en consecuencia, la amortización se alargaría durante más años», expone. Sobre un 80% de las instalaciones en Catalunya son de entre 1 y 10 kW. Por otra parte, el presupuesto en una vivienda unifamiliar puede irse desde los 6.000 hasta los 10.000 euros. El período de amortización va en función de las ayudas que puedan solicitarse, pero, generalmente, ronda los cuatro años.

    Una de las grandes preguntas es qué hacer con el excedente. Actualmente, hay diversas opciones: o verterlo en la red y que la comercializadora lo compre para venderlo, o almacenarlo a través de baterías –una alternativa costosa– o, la más rentable, una medida a través la cual la compañía energética convierte el excedente en euros y permite que el cliente pueda utilizar ese dinero para cubrir futuras facturas o el consumo en una segunda residencia, por ejemplo.

    El boom se estabiliza

    «Desde 2019, coincidiendo con el incremento del coste de la luz y con la derogación del impuesto al sol, venimos notando un crecimiento exponencial», confirma el responsable del área de autoconsumo de Sun Systems Group y TuCasaSolar, Òscar Aduà. La pandemia acentuó la dinámica: «Hay un hartazgo generalizado hacia las compañías eléctricas y, por lo tanto, el autoconsumo seguirá estando ahí», indica Aduà

    «En el tema de la falta de personal, estamos donde estábamos hace unos meses, no se avanza», Josep Miró, presidente del Gremi d’Instal·ladors del Tarragonès

    Tantas peticiones han tenido una consecuencia esperada: las listas de espera se han disparado. Además, la burocracia prolonga el proceso aún más. «Al principio, empezábamos a instalar la semana después de acordarlo todo; ahora, estamos en un plazo de entre seis y nueve semanas», reconoce Aduà. Y, pese a que se han contratado más ingenieros e instaladores, existe un gran déficit de trabajadores que puedan desempeñar este tipo de tareas. «Este déficit no ha mejorado en los últimos meses», afirma el gerente de Instal·lacions Miró y presidente del Gremi d’Instal·ladors del Tarragonès y de la Federació de Gremis d’Instal·ladors de la demarcación (FIPTA), Josep Miró. «El incremento de las listas de espera en instalaciones solares fotovoltaicas perjudica también, de rebote, a otros servicios que las empresas están ofreciendo», añade.

    Entre la guerra de Ucrania y la crisis de los microchips, el sector tuvo algún altibajo a la hora de asegurar el suministro de materiales. No obstante, según Aduà, «a día de hoy, la entrega está garantizada». Sin embargo, hay algunas empresas que indican que sus ventas han bajado ligeramente, según el Gremi, que define la situación actual del sector como «estable». «Por otra parte, muchos propietarios de placas solares están comentando que las subvenciones europeas no llegan y que no se prevé que lo hagan hasta el año que viene», subraya Miró.

    La hoja de ruta del Ayuntamiento

    «El autoconsumo también es cosa del sector público y de las empresas, que cada vez están apostando más», destaca Aduà, quien destaca que han tenido bastante demanda en los polígonos Francolí y Riu Clar.

    «Debe realizarse un análisis exhaustivo de cuánta potencia instalar, ya que los precios cambian», Alberto Coronas, director del CREVER

    El consistorio está redactando el proyecto para instalar placas solares en la guardería municipal El Ninot y, paulatinamente, irán elaborándose aquellos que permitan introducir instalaciones en el resto de equipamientos municipales escolares, deportivos y en la comisaría de la Guàrdia Urbana. Todo ello cuenta con una inversión de 900.000 euros. En el Palau d’Esports, por otra parte, la instalación que ya está en marcha es de 70 paneles que aportan una potencia total de 17,32 kW y que, según el estudio teórico del proyecto –que incluye cálculos sobre la instalación–, generan una producción de unos 77 kWh/día de media, que equivale a 2.310 kWh/mes y a 28.105 kWh/año.

    Comentarios
    Multimedia Diari