Un ciudadano inteligente en una ciudad limpia

La contaminación ambiental es un grave problema que, poco a poco, busca ir desapareciendo gracias a la irrupción, en parte, de las nuevas tecnologías

| Actualizado a 30 diciembre 2021 17:39
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Las ciudades son pozos de información. Explican cómo viven sus inquilinos. Qué hacen. Qué les gusta. Cómo afrontan las situaciones. En definitiva, el modo de vida de una ciudad lo conforman, en gran parte, aquellos que la regentan en el día a día. La mencionada información, que pueden transmitir los propios ciudadanos, convierte a estos protagonistas en los llamados Smart Citizens, o ciudadanos inteligentes.

Estos ciudadanos son los que interactúan con la Smart City, y lo hacen de distintas maneras. Desde el reciclaje de residuos, hasta el ahorro de energía, pasando por el uso de las nuevas tecnologías. Tarragona, que aparcó hace algunos años este concepto de Smart City, sí que absorbe algunos de sus conceptos. Uno de ellos tiene mucho que ver con el ahorro y las nuevas tecnologías. Se trata del transporte, que, en los próximos años, cambiará mucho en la ciudad.

Como ejemplo, los autobuses, en la capital de la provincia de Tarragona, serán completamente diferentes aproximadamente en una década. De hecho, tal y como ha explicado al Diari el concejal de Territorio y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Tarragona, Xavi Puig, “nuestra idea es que la flota de autobuses tenga emisiones cero en 10 o 12 años”. O sea, según sus propias palabras, “queremos una flota completa de emisiones cero en Tarragona”.

Una vez decidido que se dejará atrás la combustión como se entendía hace unos años, se abren dos horizontes. El primero, sería el eléctrico y, el segundo, que también se está dejando ver en algunos proyectos, será mediante hidrógeno.

En el caso de Tarragona, la gran apuesta será el hidrógeno, ya que el Consistorio no ve factible la electrificación desde el punto de vista económico. El hidrógeno verde se acostumbra a poner en marcha en aquellos sectores industriales que necesitan grandes aportaciones de calor en sus procesos.

Tarragona y el hidrógeno

Muy pronto se empezará a ver dicha tecnología por Tarragona. De hecho, la Empresa Municipal de Transportes (EMT), está realizando pruebas de conducción y repostaje de estos vehículos. De cara al año 2022 se empezarán a ver estos autobuses, aproximadamente una decena. Ahora bien, todavía queda un paso previo para llegar hasta allí, que es la licitación del proyecto, que se realizará en los próximos meses. Ahora mismo, hay hasta tres empresas interesadas en un macroproyecto que vislumbra una Tarragona, a principios de la próxima década, con 75 autobuses con hidrógeno circulando por la ciudad.

 “Las baterías serán caras, inasumibles económicamente para nosotros”, apunta el concejal Xavi Puig, quien añade que “no sé si hay suficiente litio en el mundo para hacer baterías de altas prestaciones para todas las localidades del planeta”. Por ello, convivirán en muchos puntos del mundo el hidrógeno y la electricidad.

Barcelona, un proyecto que supera toda ambición

Un claro ejemplo de grandes urbes, ciudades inteligentes que apostarán por lo eléctrico, es Barcelona. La Ciudad Condal reformará su flota de autobuses completamente. De hecho, para el 2024, la Ciudad Condal tendrá más de 400 autobuses eléctricos, de hidrógeno e híbridos de gas. El proyecto va más allá y, tal y como se pudo conocer a principios de este 2021, el gran objetivo de la capital catalana es que en 2030 más de la mitad de la flota sea de propulsión eléctrica.

La mayoría de los 410 autobuses municipales que se incorporarán a la ciudad a partir del 2024 serán eléctricos. Concretamente, 210, por los 154 híbridos y los 46 de hidrógeno. La electricidad es parte de un futuro mejor para una ciudad sostenible y así lo han entendido las autoridades barcelonenses.

Este gran proyecto pasa por adecuar la ciudad también con elementos que ayuden a hacer más práctica la implantación de la electricidad en dicho transporte público. Por ello, y de la mano de Endesa X, Barcelona ya cuenta con una línea de autobuses, la H16, 100% eléctrica, con cargadores ultrarápidos en la calle para poder ofrecer las mejores prestaciones al usuario, y todo ello sin contaminar. Otras dos, la  H12 y la V15, lo estarán a lo largo del 2022. Además, una de las tres cocheras que hay en la ciudad ya está electrificada y, las otras dos, lo estarán en breve.

Comentarios
Multimedia Diari