Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La salida de JxCat del Gobierno catalán da más aire a ERC en el Congreso

«La coordinación en Madrid jamás se ha cumplido con ERC», señalan también fuentes de JxCat en Madrid, que inciden en que «ahora sí se verá» el mismo discurso en el Congreso que en el Parlament, ya que Aragonès «se ha quitado la careta».

| Actualizado a 12 octubre 2022 07:29
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La salida de JxCat del Gobierno de Cataluña deja respirar y da más aire a ERC en el Congreso, que, aunque nunca ha condicionado su estrategia legislativa a esta formación independentista, en ocasiones sí tenía que lidiar desde Madrid con las peticiones de unidad que le llegaban desde el anterior Ejecutivo de Pere Aragonès.

Los republicanos se moverán con mayor tranquilidad ante una formación con la que chocaban en el Congreso tanto en materia social como económica: «Somos formaciones con ideologías muy distintas» y «era complicado, cuando nos pedían unidad en Madrid», reconocen en el entorno del grupo parlamentario, además de que auguran que JxCAT marcará aún más su territorio.

«La coordinación en Madrid jamás se ha cumplido con ERC», señalan también fuentes de JxCat en Madrid, que inciden en que «ahora sí se verá» el mismo discurso en el Congreso que en el Parlament, ya que Aragonès «se ha quitado la careta».

Los cuatro diputados de JxCat en el hemiciclo seguirán con su misma estrategia «contundente» en el Congreso, enfrentando las medidas del Gobierno de coalición que no les gustan y negociando enmiendas a las leyes, indican las mismas fuentes a EFE.

«Nuestro discurso siempre ha ido acompañado de datos y tenemos muy claro lo que somos. No vamos a cambiar nada», recalcan, mientras que ERC y PDeCat avisan de que JxCat «utilizará todos los altavoces posibles» para hacer una dura oposición.

Y todo indica que será así porque en el entorno de JxCat se asegura que ahora son el único partido catalanista independentista que hará oposición al PSOE y a Unidas Podemos y consideran que los republicanos se han dejado llevar por la izquierda española.

Mientras, el PDeCat también mira de reojo al nuevo Gobierno catalán y a las posibles alianzas de ERC con el PSC en el Parlament, ya que podrían replicarse en el Congreso y restarles peso.

Los 4 diputados del PDeCat han cobrado relevancia en algunas iniciativas cuando el Ejecutivo ha tenido que sacar adelante leyes con una mayoría alternativa a la de sus socios de investidura, donde los partidos minoritarios han sido decisivos, como ocurrió con la aprobación de la reforma laboral.

En esos lances, el PDeCat ha sabido jugar sus cartas y sacar provecho de sus acuerdos con el PSOE, pero si de pronto el PSC tiene una fuerza adicional en el Parlament junto con ERC y ésta se traslada al Congreso, la posición negociadora del PDeCat se debilita.

«La interlocución que tenemos con el Gobierno no creo que se vea afectada de inmediato», inciden a EFE desde esta formación soberanista, que, a su vez, se congratula de que el nuevo conseller de Derechos Sociales, Carles Campuzano, haya militado en su entorno y tenga un perfil «pragmático» dentro del nuevo Ejecutivo de Pere Aragonès.

El otro pilar de una posible nueva aritmética en el Congreso llega de la mano de En Comú Podem, tras la entrada de Gemma Ubasart como nueva consellera de Justicia, Derechos y Memoria. Politóloga que se estrenó en política en Podem cuando Pablo Iglesias estaba a la cabeza de Podemos.

Los comunes y ERC siempre han estado en la misma órbita dentro del Congreso, inciden fuentes republicanas, que señalan a EFE que «seguro que se trabajarán las relaciones» y añaden que con este fichaje y el de Campuzano ERC busca la «transversalidad».

ERC tratará de contrarrestar así una posición de JxCat que prevén más radical, aunque los republicanos inciden en que no buscarán el enfrentamiento con nadie.

«Iremos ley a ley», repiten los republicanos en el Congreso, que siguen avisando de que la relación con el PSOE no pasa por su mejor clima de confianza ya que todavía hay dificultades en la ley de vivienda o en la ley mordaza.

«Ahora mismo el espíritu de confianza es mejorable», señalan las mismas fuentes, al tiempo que añaden que «tampoco vamos a generar un mal clima de negociación».

Lo cierto es que la primera prueba de fuego serán las enmiendas a la totalidad al proyecto de presupuestos de 2023, que aunque dan ya por superadas, tendrá una tramitación de dos meses en la que los socios parlamentarios de Sánchez se harán valer. EFE

Comentarios
Multimedia Diari