Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Seguridad biométrica protege la ‘granja’ de bitcoins de Cambrils

El hotel Daurada Park, en obras de reforma, alberga en el subterráneo una gran complejo ‘minero’ para el desarollo de esta moneda digital, con fuertes medidas de protección

Àngel Juanpere , Jordi Cabré

Whatsapp
El hotel está de reformas, aunque la granja de bitcoins está perfectamente ‘protegida’ en la antigua zona de párking subterráneo. FOTO: Pere Ferré

El hotel está de reformas, aunque la granja de bitcoins está perfectamente ‘protegida’ en la antigua zona de párking subterráneo. FOTO: Pere Ferré

A medida que pasan las horas se van conociendo algunos detalles más del operativo conjunto llevado a cabo entre los Mossos d’Esquadra y la Policía Local de Cambrils el pasado jueves y que ha puesto al descubierto la primera granja de bitcoins de Catalunya en el aparcamiento subterráneo del antiguo hotel Daurada Park, de Cambrils.

Tras la inspección policial del jueves, ayer técnicos de Endesa solicitados por Mossos d’Esquadra y Policía Local accedieron al resort de tres estrellas para ver los servidores (llamados ‘mineros’ en el argot de estas transacciones de la criptomoneda) y poder analizar si las conexiones establecidas para su alimentación eléctrica son legales o hay una posible defraudación de fluido eléctrico, considerado delito. 

La inspección pasó dos filtros de seguridad hasta llegar al garaje, donde están los ordenadores

Las sospechas de irregularidades existen, pero fuentes conocedoras del caso aseguran que hay que analizar bien el montaje para poder asegurar si hay o no posiblidad de delito en este consumo eléctrico de los servidores.

Consumo exagerado

El enorme gasto energético que hacen estos servidores es uno de los grandes puntos débiles del protocolo inventado por Satoshi Nakamoto, el enigmático ideólogo de esta tecnología en 2008. La revaloración de la moneda –en el último año su valor se ha multiplicado por cuatro– crea un incentivo perverso: la mayoría de los ‘mineros’ llegan a la conclusión de que 12,5 bitcoins es demasiado dinero ganado en intereses como para andar con remilgos con el gasto de energía.

Aunque es imposible cuantificar con exactitud el gasto energético, porque depende de la procedencia y la eficiencia energética de los equipos de los distintos ‘mineros’, el investigador en políticas públicas Christopher Malmo calcula que cada transacción con bitcoin supone al menos 26 kilovatios hora en minería, o lo que es lo mismo, el 89% de lo que consume un hogar medio estadounidense en un día.

Regalan moneda del país del cliente acuñada en el año de nacimiento según qué transacción hacían

En Cambrils, explican fuentes conocedoras del caso, los servidores de la granja habían ocupado gran parte del aparcamiento subterráneo con decenas de equipos interconectados. Se estima que hay más de diez metros lineales de ordenadores en el sótano a pleno rendimiento, aunque otras fuentes señalan que el número de servidores es muy superior.

Acceder a la granja de bitcoins de Cambrils no es nada fácil sin los permisos correspondientes de los propietarios de este hotel de tres estrellas, ahora en manos de capital ruso.

Las tres patrullas de la Policía Local de Cambrils, coordinados por la Unitat de Policia Administrativa i Seguretat (UPAS), y las dos dotaciones de Mossos que en la mañana del jueves irrumpieron para acceder a ella tuvieron serias dificultades.

La docena de trabajadores, la mayoría extranjeros, carecen de acreditación suficiente para pasar del hall a la zona restringida. Para poder acceder hasta el aparcamiento donde está la actividad hay que superar diferentes niveles de seguridad, algunos con tecnología biométrica de huellas digitales. La biometría se utiliza para el reconocimiento inequívoco de personas en base a sus rasgos conductuales o físicos. 

Una de las operadoras con credenciales facilitó el paso a los agentes, que quedaron boquiabiertos al ver el montaje informático del aparcamiento. Otras puertas tenían carteles de prohibido el acceso si no se abonaban 50 euros, señalan algunos de los participantes en la operación.

Al ver el gran número de servidores y personal informático que trabajaba el jueves en esas instalaciones hoteleras se decidió pedir ayuda a los técnicos de la Unitat de Delictes Informàtics de los Mossos para conocer la magnitud de esa granja y analizar la legalidad de la misma. Los técnicos llegaron a primera hora de la tarde a Cambrils procedentes de Sabadell.

Abogados

Con la llegada de Mossos y Policía Local, los propietarios activaron a abogados que llegaron a Cambrils para comprobar si la entrada de los agentes en esta propiedad privada era legal. La comprobación de las obras de reforma y de seguridad fue la única vía de acceso a un recinto en el que ya habían sido vetados semanas atrás. 

La granja de bitcoins es legal siempre y cuando el consumo eléctrico esté debidamente contratado. Lo que se está analizando es que esta compra-venta de criptomoneda no sea una puerta de blanqueo de capital encubierto.

La granja de bitcoins de Cambrils lleva tiempo funcionando. Nadie puede confirmar desde cuando, aunque todavía no está terminada, ya que había cajas de servidores y estructura metálica para seguir creciendo.

Lo que sí se sorprendieron los investigadores fue la presencia de cajas de empresas de mensajería listas para enviar a los compradores de bitcoins con un detalle. El regalo son monedas del país de origen del comprador con la fecha de nacimiento acuñada en ella. Había escudos, rublos, pesetas, entre otras divisas.

Lo que también se especula es que el hotel Daurada Park podría ser un ‘premio’ a los buenos clientes de esta granja. En función de las compras y las transacciones podrían tener noches y otros servicios. Esta es una de las hipótesis que también se apuntó ayer en la inspección policial.

Temas

Comentarios

Lea También