Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Kepa Díaz de Mendibil: «El futuro de la Química depende de la colaboración»

El vicepresidente de Operaciones de Dow en Europa, Oriente Medio, África e India anima a que el ecosistema del polo petroquímico de Tarragona sume esfuerzos para afrontar la descarbonización

| Actualizado a 31 octubre 2022 15:14
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Kepa Díaz de Mendibil es vicepresidente de Operaciones de la multinacional química estadounidense Dow en EMEAI (Europa, Oriente Medio, África e India, por sus siglas en inglés), además de director de Dow Benelux. Esta semana estuvo en Tarragona para participar en la ceremonia de entrega de la 44 edición del Premi Dow, donde pronunció la conferencia titulada Sostenibilidad y Crecimiento en tiempos de incertidumbre.

En el proceso de transición energética, no todos los crackers de Europa van a sobrevivir. ¿Qué futuro le augura al polo petroquímico de Tarragona, donde hay dos de los 45 crackers de Europa?

Considerando el ecosistema de Tarragona, esos dos crackers deberían ser unos de los que tienen futuro. Y, como consecuencia de ello, todo el complejo de Tarragona, con sus derivados, debería tener futuro también. Cuando unes el Puerto, las empresas que actualmente están en la AEQT (Associació Empresarial Química de Tarragona), la diversidad de productos químicos que existen y la potencia de la Universidad, se produce un ecosistema que tiene una cierta línea de perfección, para llegar a decir: «De estos 45 crackers, nosotros estamos en la parte alta».

«Tarragona tiene mucho potencial, pero tenemos que ser inteligentes en aprovecharlo»

Pero usted utiliza un condicional cuando se refiere a ese futuro. ¿Por qué?

Ciertamente. Porque va a depender también de cómo de inteligentes seamos todos en colaborar entre las diferentes empresas, con la Administración, con la Universidad y con la sociedad. Esto último es muy importante: nosotros no queremos estar aquí en contra de la sociedad, sino con la sociedad, porque somos vecinos de esta sociedad. Por eso es importante comunicar que aquí hay un proyecto de sostenibilidad y crecimiento, y que tenemos que remar todos en la misma dirección.

¿Piensa que no sucede así?

Yo creo que debemos escapar un poco de los grandes titulares e irnos a la parte más factible de lo que se puede hacer y lo que no se puede en este momento. Por ejemplo, con el hidrógeno verde, que apoyamos al cien por cien, consideramos que no es la solución total a los desafíos que tenemos en este momento, ni por tecnología ni por capacidad. Es por eso que tenemos que desarrollar una solución de hidrógeno circular que nos permita llegar a 2030, cuando sí que tendremos tecnologías de electrical cracking y energías renovables en la cantidad necesaria para descarbonizar el polo petroquímico.

«Debería haber una mayor colaboración público-privada, como sucede en Holanda y Alemania»

¿Qué está sucediendo en otros polos petroquímicos europeos? ¿Se entiende aquí la importancia estratégica del momento?

Pienso que explicarlo es también una tarea nuestra: no ser tímidos y explicar lo que hacemos. Y, a partir de ahí, trabajar con los grupos de interés de las distintas comunidades para que las administraciones apoyen este tipo de proyectos y este tipo de industria. Decir ‘no’ a la industria química es muy fácil: lo que es más complicado es proveer alternativas. Yo tengo la ‘ventaja’ de haber trabajado en Tarragona, Italia, Reino Unido, Alemania y Holanda. En Dow, los sites parecidos a Tarragona son Alemania y Holanda. Puedo comparar rápidamente la efectividad de los crackers, de la organización, la conexión con las autoridades, la disponibilidad a hablar, los stackeholders....

¿Y cuál es la conclusión?

Yo creo que Tarragona tiene mucho potencial, pero tenemos que ser inteligentes en aprovecharlo. Debería haber una mayor colaboración público-privada, como sucede en Holanda y Alemania, donde hay una Administración que está entendiendo el momento y es consciente de que tiene que ayudar a que la economía industrial se mantenga. De lo contrario, nos convertiremos en un país de servicios.

«Decir ‘no’ a la industria química es muy fácil: lo que es más complicado es proveer alternativas»

De los tres sites comparables que tiene Dow hoy en Europa, ¿van a sacrificar alguno en esta transición?

Lo que ha decidido Dow es que, de los 45 crackers que hay en Europa, que sus tres localizaciones de crackers (Alemania, Holanda y Tarragona) estén en la parte de arriba. En total, son cinco crackers de los quince que tiene Dow en el mundo. Y dependiendo de la propuesta de valor que le presentemos desde Tarragona a nuestra corporación, tendremos más futuro o menos futuro. Y eso depende mucho del ecosistema.

Comentarios
Multimedia Diari