Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Generalitat y el TC

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

La Generalitat se ufana de no reconocer ninguna autoridad a este órgano judicial de arbitraje que es el Tribunal Constitucional. Pese a lo cual, desde que Artur Mas llegó al poder en 2010, el Govern y el Parlament han acudido 80 veces a su dictamen con recursos de impugnación contra el Estado.

En la votación pasada de las conclusiones del Procés Constituent, el Parlament hizo caso omiso a la prohibición del TC de no llevarla a cabo. Cabía suponer que esto marcaría un antes y un después, y que la Generalitat dejaría de acudir a un Tribunal al que desobedece.

Pero al día siguiente, vuelve a ir a él con un recurso para evitar la devolución de obras de arte al Monasterio de Sigena, dictada por un juzgado de Huesca.

Curiosa forma de proceder: se rechaza aceptar las resoluciones del Tribunal Constitucional que no nos gustan, pero se le pide que obligue a otros a que las acepten aunque puedan no gustarles.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También