Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

29 años desde el primer informe desfavorable

Casi tres décadas avisando, y sobran dedos de una mano para contar las intervenciones que se han hecho

| Actualizado a 04 agosto 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El culebrón de los pisos de encima del Teatro Metropol hace años que va. Concretamente, 29. Era febrero de 1993 cuando el Sr. Llinàs, arquitecto director de las obras de reforma y rehabilitación del teatro, dejaba patente en un informe que la fachada posterior del edificio, la que da al jardín del Metropol, «estaba en estado ruinoso». Desde entonces han pasado casi tres décadas y las intervenciones se pueden contar con una mano. Y todavía sobran dedos.

En otro informe de 1994, ya hablaba de la necesidad de hacer un refuerzo estructural de manera urgente en el inmueble, y tan solo un año después, «de apuntalar inmediatamente el edificio para evitar cualquier problema y asegurar así la integridad de las personas». Por aquel entonces, todavía vivía gente.

En 1996, un despacho de arquitectos recomendaba reforzar la medianera que unía el edificio 46 con el 48, ya que suponía un peligro. El propietario de la finca 48, un particular, cumplió con su parte del trato e hizo las obras. El titular del 46, el Ayuntamiento, nunca las llegó a hacer.

En enero del 2000, un informe municipal ya habla de que el inmueble se encuentra en «ruina económica», lo que significa que arreglarlo cuesta más de la mitad del valor del edificio.

En noviembre de 2011, cuando se redacta el anteproyecto por la rehabilitación del edificio con la intención de convertirlo en la sede del Arxiu Jujol, las conclusiones de dicho documento hablan de la necesidad de hacer un «refuerzo de urgencia, en todos aquellos elementos deteriorados que puedan implicar un riesgo para la seguridad de los trabajadores y usuarios de las plantas inferiores». Y ahora viene la sorpresa: desde este informe y hasta noviembre de 2020, no hay ni rastro de ningún otro documento o actuación al respecto. Nueve años paralizados, mientras las palomas se hacían con el lugar. A finales de 2020, con Pau Ricomà (ERC) en la alcaldía, se actúa con la finalidad de sanear el edificio, asegurar la estructura y evitar la entrada de palomas. En junio de 2021, se repite la actuación y, además, se refuerzan los apuntalamientos. En ese momento, la memoria ya deja claro que se trata de una intervención de refuerzo provisional, y aconseja hacer una inspección y un mantenimiento periódico cada dos meses. Además, el informe de junio de 2021 remarca que esta actuación es apropiada para un plazo de entre «seis y ocho meses», y que, en caso de no disponer de un análisis exhaustivo, «sería necesario apuntalar la totalidad de las plantas, incluida la planta baja de acceso al teatro».

Así que nadie podrá decir que el asunto le ha cogido por sorpresa. Ya es triste que, hasta que tres personas no han ocupado el inmueble, ningún concejal de Cultura o de Patrimonio se lo haya tomado en serio. El asunto es grave teniendo en cuenta que justo debajo de este desastre se encuentra un Bé Cultural d’Interès Nacional (BCIN), como es el Teatre Metropol.

Comentarios
Multimedia Diari