Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Agrede un agente tras sufrir un accidente de tráfico en Tarragona

La Guàrdia Urbana detuvo a Mohamed B. tras empujar al policía y querer iniciar una pelea con otro.

Jordi Cabré

Whatsapp
Imagen de archivo de una detención de la Guàrdia Urbana de Tarragona. FOTO: DT

Imagen de archivo de una detención de la Guàrdia Urbana de Tarragona. FOTO: DT

Mohamed B., de 31 años de edad, conducía una motocicleta el sábado a última hora de la tarde cuando se vio implicado en un accidente de tráfico en la rotonda que conecta la T-11 (conecta Tarragona y Reus) y la A-27 que permite llegar hasta Valls por autovía.

Los agentes de la Guàrdia Urbana acudieron a la incidencia de tráfico entre dos vehículos, uno de ellos la moto del detenido. La patrulla llegó pasadas las ocho de la tarde del sábado y se encontró en la rotonda con este conductor muy exaltado.

Los agentes intentaron rebajar la tensión del momento sin éxito. De hecho, el joven mantuvo la actitud agresiva, insultando y amenazando a los policías. Uno de los guardias urbanos intentó calmarle recibiendo un empujón en su intento.

Además, Mohamed se sacó la camisa y provocó al otro agente de que si quería pelea estaba dispuesto a luchar. Los agentes lograron inmovilizar al conductor, ponerle las esposas y detenerlo. Se le ha acusado de un delito de atentado contra los agentes de la autoridad.

Part Baixa

No ha sido el único detenido por este delito durante el fin de semana. Esta madrugada de lunes, la Guàrdia Urbana ha arrestado a Luis M.R., de 24 años de edad, acusado del mismo delito.

Los hechos han ocurrido en la calle Verge de Misericòrdia, en la Part Baixa de Tarragona. El joven y otros dos estaban provocando revuelo. Una patrulla les ha llamado la atención y tras la respuesta de uno de ellos, les han pedido que se identificaran reclamándoles la documentación.

En este momento, el detenido ha vociferado contra los agentes insultándoles, amenazándoles y a uno de ellos le ha empujado. A pesar de la tensa situación, los agentes lo han reducido y lo han detenido. Durante el traslado la actitud agresiva de este joven ha perdurado.

De hecho, ha amenazado de muerte a los agentes y se ha autolesionado durante el traslado. Ha requerido un segundo viaje al hospital y le han suministrado un relajante muscular para apaciguar su actitud agresiva.

Temas

Comentarios

Lea También