Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un modelo 3D permite viajar a la época romana en el Museu Bíblic de TGN

El trabajo de Silvia Fibla permite conocer cómo era el pórtico y la exedra del antiguo Temple d’August, hace más de dos mil años

Núria Riu

Whatsapp
Estos visitantes del Museu Bíblic se encuentran dentro del espacio que ocupaba el antiguo pórtico del Temple d’August. FOTO: Alfredo González

Estos visitantes del Museu Bíblic se encuentran dentro del espacio que ocupaba el antiguo pórtico del Temple d’August. FOTO: Alfredo González

Delante de un ordenador y después de muchos meses de documentación, la arqueóloga Silvia Fibla ha hecho una recreación en 3D de cómo era una parte del Temple d’August hace más de dos mil años.

En concreto, se ha centrado en interpretar las estructuras que se conservan en el interior del Museu Bíblic. Un trabajo que se ha realizado después de que las diferentes excavaciones arqueológicas determinaron que parte de las salas se ubican en el antiguo pórtico del recinto de culto del templo, y que en la sala dedicada a la Judea Romana había una de las exedres  –una especie de capilla en forma de ábside en la que colocaban figuras de los dioses que veneraban– de este conjunto religioso romano.

Fibla ha realizado el trabajo después de cursar el grado de Arqueología en la UAB y un máster en Patrimonio Virtual en la Universitat de València. El diseño de este modelo ha sido su trabajo de fin de máster. «Me gusta mucho la tecnología y las recreaciones que ésta te permite», aseguraba antes de la presentación. En este trabajo ha contado con la colaboración de los arqueólogos Andreu Muñoz, director del Museu Bíblic, y de Josep Maria Puche, de la Unitat de Documentació Gràfica de l’Institut Català d’Arqueologia Clàssica (ICAC).

Afirmaba que la maqueta del antiguo templo, que se expone en el Museu Bíblic, ha sido una de las principales fuentes de documentación. A partir de ésta entró en los detalles para «dibujar» cómo era el porticado, de once metros de ancho, así como la exedra, de unos 7,5 metros de ancho por unos nueve de altura.

«Diseñar» la estructura

La autora de este proyecto afirmaba que «cuando estás modelando es como si estuvieras construyendo en edificio en aquella época». Este ejercicio de arquitectura ha permitido tener un nivel de conocimiento mucho más concreto sobre cómo era esta estructura. «Van surgiendo incoherencias que te permiten seguir afinando», afirmaba Puche. 

Respresentación virtual del espacio que ocupa el Museu Bíblic en la época romana, con los pórticos y la exedra del recinto de culto. FOTO: Silvia Fibla

Las dimensiones de los sillares, así como el color y la textura de los diferentes materiales son otros de los aspectos que pueden apreciarse en el resultado final. Éste podrá verse a través de las pantallas que hay instaladas en el Museu Bíblic así como a través de la plataforma Sketchfab, en la que tan solo habrá que poner el concepto ICAC en el buscador, para poder consultarlo gratuitamente.

El director del Museu Bíblic destacó que a partir de esta herramienta podrán hacerse «inteligibles» las estructuras romanas que se conservan en el interior de la Casa dels Concilis. «Intentamos hacer excavaciones y recursos pedagógicos para transferir el conocimiento de la evolución histórica de la acrópolis», aseguraba Muñoz.

Por su parte, el representante del ICAC defendía que la tecnología, y en este caso, los modelos 3D, «es un complemento que ayuda a entender la arqueología». Los profesionales que han intervenido en este proyecto destacan el nivel de conocimiento que aportan los arqueólogos en un campo de la reconstrucción en el que «hay mucho fake».

Temas

Comentarios

Lea También