Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Denuncian falta de material, grietas y goteras en la residencia Sant Salvador

La dirección dice que están bien atendidos y que la conservación de las instalaciones es competencia del Govern

| Actualizado a 05 agosto 2022 09:08
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Temas:

Usuarios con discapacidades físicas de la residencia de Sant Salvador denuncian «falta de mantenimiento» del edificio, con goteras y grietas visibles desde el exterior. Se trata de un complejo de 31 plazas gestionado por la empresa Colisée, que es el único centro específico para grandes discapacidades físicas en la demarcación. Una quincena de usuarios han firmado un escrito ante el Departament de Drets Socials. También señalan que «las pocas grúas operativas están obsoletas», unos equipos básicos dado el grado de dependencia de los residentes y el sobreesfuerzo añadido para el personal. La dirección replica que los usuarios están «bien atendidos» y que la conservación de las instalaciones «es competencia de la Generalitat».

Miguel Ángel Bejarano tiene 47 años. Un grave accidente laboral le dejó en silla de ruedas y hace justo un año que vive en la residencia Sant Salvador. Miguel Ángel reconoce que en su habitación tiene terraza exterior y se considera un «afortunado» de tener plaza en ese centro. Precisamente por eso le duele que la instalación «no se mantenga como debería».

Bejarano asegura que en un pabellón conocido como el «taller», donde los residentes realizan actividades diversas, hay una gran gotera que, cada vez que llueve, mana agua hasta el extremo que hay que poner un barreño. Las grietas son cuantiosas y bien visibles desde el exterior. Aparte de desperfectos estructurales, los usuarios se ven sobre todo perjudicados por falta de equipos, especialmente de las grúas y arneses. «Estamos todos en la cama, esperando a que nos levanten», lamenta.

Por ello, varios residentes decidieron presentar en junio un escrito al Departament. San Salvador es una residencia pública de gestión privada. La dirección del centro asegura que los residentes tienen «plenamente» cubiertas sus necesidades. «Nos ocupamos de la gestión, es decir, apoyo y necesidades, pero de la infraestructura y material se encarga la Generalitat», afirma la directora, Laura Moya.

La falta de grúas es algo que ya se ha trasladado a la Generalitat. Se han pedido tres. Moya explica que hay otras carencias que también se han hecho llegar al Departamento, como una secadora nueva. En cuanto a la gotera del taller, la directora reconoce que es un problema que se arrastra hace meses, pero que ya se está en el «proceso final» de su reparación.

Sobre las quejas por falta de personal, asegura estar «por encima del ratio». Colisée lleva más de doce años gestionando este centro residencial de titularidad pública. Se está en proceso para que salga el concurso de nuevo. El último contrato se prorrogó por la pandemia.

Por su parte, la Generalitat responde que a la entidad gestora le corresponde asumir «los gastos de mantenimiento preventivo y correctivo», en un intercambio de reproches sobre la responsabilidad del «buen uso y conservación de las instalaciones y subsistemas constructivos». Respecto a la necesidad de grúas y arneses, se asegura que la Direcció General de Provisió de Serveis se comunicó a todos los centros residenciales con gestión delegada que se llevaba a cabo un concurso público para la compra de ayudas técnicas, y se pidió que se hicieran llegar sus peticiones de equipamiento. Sin embargo, «por motivos que desconocemos, no llegó ninguna petición de la residencia de Sant Salvador», explican desde el Departament d’Afers Socials.

«Para dar respuesta a las necesidades de equipamiento y ante la imposibilidad de incluir el centro en el concurso ya tramitado, desde el 19 de julio se ha ofrecido la posibilidad de hacer la compra de equipamientos de urgencia mediante el procedimiento de contratación menor y de acuerdo a las disponibilidades presupuestarias actuales», se alega del Departamento.

Los residentes del centro, de una media de 54 años, confían en que con la denuncia pública la administración «ponga remedio».

Comentarios
Multimedia Diari