Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El nuevo Museu del Port de Tarragona cumple un año

La reforma que se realizó ya entrada la pandemia, se finalizó el 17 de julio del 2021 y proporcionó más protagonismo al edificio

| Actualizado a 19 julio 2022 13:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El sábado 17 de julio del año 2021 se inauguró, después de una reforma integral, el nuevo Museu del Port de Tarragona. El acto de inauguración fue a cargo de la presidenta del Parlamento, Laura Borràs y el presidente del Puerto, Josep M Cruset, entre otros.

Se reabrieron las puertas, nuevamente, de este espacio patrimonial desprendido de una reforma y adecuación del espacio arquitectónico y de un nuevo proyecto museográfico. El tiempo de las obras fue de año y medio, coincidiendo con las primeras oleadas de la pandemia de la Covid.

La intervención arquitectónica ha dado más protagonismo al edificio, un antiguo almacén de mercancías del año 1930, al cual se le ha hecho una limpieza a las estructuras de hormigón, poniéndolas en relevancia. Se evitó una restauración amplia para dejar a la vista las afectaciones producidas a consecuencia de los bombardeos de la Guerra Civil; impactos que afectaron a las instalaciones portuarias como objetivo principal y, a la vez, secundario por la proximidad de la estación del ferrocarril, de los depósitos de combustible de la Campsa a tocar del río Francolí, y por tanto, muy próximos al puerto y al propio Moll de Costa donde se encuentra ubicado este almacén de refugio de mercancías. Se ha preservado, por lo tanto, el edificio, su propia historia y continúa el uso de conservar y divulgar el patrimonio marítimo y portuario de Tarragona.

El acceso a la primera planta se ha modificado con la construcción de una nueva escala y mirador para acceder a dependencias como el aula de actividades pedagógicas de 272 m², el salón de actos, el taller de modelismo y restauración además de la zona de gestión, y, a la vez conseguir un mirador de toda la zona expositiva. La escala-mirador hecha de hormigón, se ha construido a la manera tradicional de encofrado. Básicamente ha permitido integrarla en el edificio donde el hormigón es el elemento principal desde su construcción hará pronto un siglo.

La implantación de 585 placas fotovoltaicas en el techo del edificio le ha permitido conseguir buena parte del autoabastecimiento del consumo energético necesario y convertirnos en un punto importante de sostenibilidad dentro del entorno portuario.

Los contenidos del Museu se han estructurado de manera temática con ámbitos que vinculan el mar y la tierra, hacerse en el mar, trabajar y disfrutar del puerto, además de islas de conocimiento sobre aspectos específicos de nuestra historia como el comerciante tarraconense del siglo XV-XVI, Miquel Ballester; el asedio de Tarragona del siglo XIX o la Guerra Civil española del siglo XX.

La museografía se pensó como experiencia, con elementos interactivos e inmersivos. Se han dispuesto una serie de recursos para transmitir el conocimiento de una manera vivencial. Podemos, por ejemplo, gobernar un velero en medio del Mediterráneo, desde puertos que han tenido vinculación histórica con Tarragona; vivir una jornada de pesca desde la misma embarcación, en primera persona, descubriendo la vida en el mar del mundo pesquero del Serrallo, dentro de un espacio inmersivo con las diferentes pesquerías o conocer el funcionamiento del puerto químico a través de una experiencia interactiva.

La programación propuesta en estos 365 días ha estado compuesta desde visitas guiadas y teatralizadas al nuevo Museo para público individual o para colectivos como asociaciones, entidades, grupos profesionales..., a la realización en directo, del programa Via Lliure de RAC1 con Xavier Bundó; de conciertos de música mediterránea, jazz con Pere Nolasc, músico tarraconense acompañado de diferentes intérpretes; del Cor Ciutat de Tarragona con el agua infinita, canciones del mar, dedicado en el barrio del Serrallo y montaje de Pep Escoda, texto de Moisés Peñalver y actor Fermí Fernández; charla sobre medio ambiente y cambio climático con Tomàs Molina, hombre del tiempo de TV3; salidas de natura con familias a cargo de Ferran Aguilar; presentación de un nuevo cuento de la colección Pequeño Museo, conjuntamente con la Biblioteca Pública de Tarragona titulado Vicenta, la peixatera, vendedora de pez a Tarragona con texto de Imma Pujol y dibujos de Antonio Latre dentro del proyecto el Serrallo, un lugar de cuento; colaboraciones con campaña de promoción del Peix de Tarragona; realización de actividades conjuntas con los Museu de Tarragona como la constelación Museu dins de la Nit dels Museus, Misteri als Museus; presentaciones de libros como el Honoris Causa de la URV (1991-2021) o de asociaciones locales... actividades y talleres infantiles o con familia por la educación en el ocio, así como la propuesta educativa para escolares durante todo el curso 2021-2022.

Desgraciadamente, el inicio de este último curso también continuó afectando las restricciones por la pandemia sanitaria, lo cual ha comportado que el número de alumnos haya llegado hasta 6.797 escolares, cifra inferior en otros años, siendo las procedencias en número elevado desde el Tarragonès, Baix Camp, Baix Penedès, Segrià en cuanto a nuestras comarcas aunque también hemos tenido, por número de asistentes, escolares de Francia, Madrid, Barcelona...

Han estado 365 días que, a pesar de las restricciones y reducción de los aforos para la asistencia individual y de grupos organizados, hemos logrado la cifra de 26.285 visitantes al nuevo Museu del Port de Tarragona. Es muy buena cifra porque supera con creces la asistencia mediana anual que hasta ahora había tenido el Museu con 22.000-23.000

usuarios/arias.

Hay que destacar que, así como ha bajado el número de escolares, los visitantes individuales han doblado su asistencia con un total de 12.990 usuarios, en contraposición a los

6.507 que tuvimos en 2019 en qué hicimos récord de asistencia con 30.000 visitantes por programación de actividades externas de gran formato.

Aumentar los visitantes individuales es motivo de satisfacción porque es aquel segmento de visita que viene libremente, no es inducida para formar parte de una organización colectiva que programa actividades de ocio, sino que se está interesado al conocer el espacio patrimonial.

Esperamos que esta nueva etapa permita que los más de 26.000 visitantes que ya han pasado por nuestras instalaciones, en estos 12 meses marcados, en parte, por las restricciones de público, aumenten y continúen haciéndonos confianza para que este barco cultural siga navegando por la vida del Port de Tarragona y así continúe haciendo protagonista el patrimonio portuario tarraconense gracias a la difusión y en la investigación del #NouMuseuPortTarragona, testigo del ADN de la gente de mar vinculado a los puertos comercial, pesquero y deportivo del Port de Tarragona.

Comentarios
Multimedia Diari