Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Las conexiones ferroviarias de Tarragona que deben definirse en los próximos cuatro años

    Desde la estación intermodal hasta el trazado de las mercancías peligrosas, la legislatura entrante será clave para la movilidad del territorio

    15 noviembre 2023 14:20 | Actualizado a 16 noviembre 2023 07:00
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    El próximo ejecutivo encabezado por Pedro Sánchez tiene cuentas pendientes con la demarcación de Tarragona en clave de movilidad: proyectos que llevan tiempo en la agenda y que, durante los próximos cuatro años, deberían terminar de concretarse. Son la estación intermodal y la de Bellissens, el Corredor del Mediterrani y el paso de las mercancías peligrosas.

    La estación intermodal

    La legislatura que comienza debe ser la de la intermodal, cuya construcción debe empezar en 2026. Que se concrete de una vez por todas la ansiada estación es uno de los desafíos del mandato. Es quizás la principal infraestructura proyectada, vital para todas las partes por lo que tiene de nuclear: en la instalación al norte de Vila-seca convergerán diversos modos de transporte, con una ubicación que permite dotar de conexión con alta velocidad al Aeropuerto de Reus, mejorar el enlace con Rodalies y encajar con futuros proyectos de otras administraciones, como el tranvía de la Generalitat.

    Hay consenso en el territorio sobre su necesidad. La inversión superará los 30 millones de euros. Se espera que la estación reciba 1,8 millones de pasajeros al año. La construcción pondrá fin a una larga reivindicación y una espera de más de una década. En 2010, el proyecto quedó paralizado después de los primeros movimientos de tierras.

    La estación de Bellissens

    Las obras de la estación de Bellissens de Reus comenzarán a lo largo de 2024. La infraestructura costará, en total, 11,5 millones de euros: unos nueve irán a cuenta de Adif y se destinarán al complejo ferroviario como tal, mientras que el resto lo pondrá el Ayuntamiento para materializar un paso inferior urbano que conectará el eje del campus universitario con la estación de autobuses.

    Por la nueva estación circularán los servicios RT1 (Tarragona-Reus) de Rodalies del Camp de Tarragona y los servicios regionales R14 (Barcelona-Lleida) y R15 (Barcelona-Riba-roja d’Ebre), tal y como informó el Mitma. Según las previsiones que se manejan, la infraestructura quedará lista para operar en 2025 y se registrará un tránsito de 1.400 viajeros diarios, que podrían llegar a ser 3.500 en un horizonte de treinta años.

    El Corredor del Mediterrani

    Empresarios y tejido económico continúan reclamando, con un clamor unánime, la finalización del Corredor: una doble plataforma ferroviaria de ancho internacional –en lugar del ibérico– que recorra el litoral mediterráneo desde la frontera francesa hasta Algeciras.

    La infraestructura, que acumula décadas de retraso, es fundamental para la economía tarraconense. La química, el Port de Tarragona y sectores como el logístico y agroalimentario esperan esta conexión desde hace años.

    La actuación actual que se ejecuta es un remedio provisional con el tercer carril, mientras se define técnicamente cuál debe ser el recorrido segregado para las mercancías con una doble plataforma.

    Hoy mismo Madrid acoge la séptima edición del acto anual que congrega a empresarios de toda España para pedir la finalización del trazado.

    Un trazado alternativo para las mercancías

    Crece la presión para que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) solvente por fin el desvío de las mercancías. La plataforma ciudadana Mercaderies per l’Interior ha iniciado una nueva fase de acciones para sensibilizar a la población alrededor del incremento de trenes que comportará el Corredor y las afectaciones que puede tener sobre la población. «No podemos permitir que las mercancías, peligrosas o no, pasen por la vía de la Costa Daurada norte, ante viviendas, colegios, centros deportivos, hoteles o patrimonio histórico», denuncia la entidad.

    Alejar los convoyes de mercancías de los principales núcleos es otra de esas patatas calientes que se arrastran. La cuestión lleva tiempo también en la agenda de los municipios afectados. Se está trabajando desde el punto de vista técnico para definir las alternativas de esa salida por el interior que libere el paso por el litoral.

    Comentarios
    Multimedia Diari