Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Caso Masllorenç: «Recibí un golpe muy fuerte y un corte en el cuello»

Una de las víctimas ha denunciado dichas agresiones durante el juicio contra seis acusados de asesinato en un robo con violencia en 2019

| Actualizado a 22 noviembre 2022 17:52
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El juicio contra seis acusados de un delito de asesinato durante un robo con violencia en un cortijo de Masllorenç en 2019 ha continuado este martes en la Audiencia de Tarragona con la declaración de una de las víctimas. Se trata del hombre que vivía con su padre en el domicilio asaltado, donde cultivaba plantas de marihuana. El testigo ha asegurado que recibió un golpe «muy fuerte» en la cabeza que le provocó perder el conocimiento y que le hicieron un corte en el cuello. Así mismo, ha explicado que los asaltantes también golpearon a su padre, el cual murió meses más tarde. En la tercera sesión, también ha declarado el hijo de uno de los procesados, que ya fue condenado por los hechos, el cual ha reconocido que golpeó la víctima con una pata de cabra.

En su declaración, la víctima ha explicado que tanto él como su padre dormían cuando entraron a su domicilio, conocido como Mas Artesà. El hombre ha relatado que sintió como su padre le gritaba desde el comedor y que cuando llegó se empezó a pelear con un hombre. A continuación, ha explicado que otro individuo le dio un golpe «muy fuerte» en la cabeza con una herramienta que le provocó la pérdida de conciencia. Según él, un agente de los Mossos d’Esquadra le dijo que le habían golpeado con una pata de cabra, pero, subraya, que no vio el instrumento. Después de recuperar el conocimiento, detalla, se dio cuenta de que estaba lleno de sangre y que le habían hecho un corte en el cuello con un cuchillo.

El testigo también ha declarado que se encontró su padre en suelo lleno de sangre y que lo colocó encima de un colchón. El hombre ha asegurado que solo tuvo tiempo de llamar a su madre, a quien le comunicó que había mucha sangre a raíz del robo y le pidió que avisara a la policía. «Entonces volví a perder el conocimiento y no lo recuperé hasta la ambulancia. Un cirujano me explicó que había ido de dos milímetros y cinco minutos», ha añadido la víctima.

A la vez, ha afirmado que desde hacía tres años cultivaba marihuana y que tenía pocas plantas en la finca. De hecho, ha dicho que la droga que se llevaron era de poca calidad y que no vio como se la llevaban. También ha indicado que no identificó a los asaltantes porque llevaban pasamontañas y por el hecho que la vivienda estaba a oscuras. Tanto el testigo como su padre estuvieron hospitalizados después de la agresión durante unos días. Tres meses más tarde, en mayo del año 2019, el estado del hombre empeoró y murió a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico con hematomas subdurales bilaterales.

«Le di un golpe con la pata de cabra para defenderme»

En la tercera jornada de este juicio, con jurado popular, también ha declarado, en calidad de testigo, el hijo de uno de los acusados, el cual participó en el robo cuando era menor. El joven, que actualmente tiene diecinueve años, ya ha sido condenado por los hechos y cumple condena en un centro de menores. Él ha asegurado que todos los acusados participaron en el asalto libremente y que él y otro miembro sabían que en el cortijo había droga. A pesar de que ha confesado que sabía que la casa estaba habitada, ha señalado que en el momento del robo no sabían que sus propietarios estaban dentro.

El testigo ha confesado que él llevaba un cuchillo y una pata de cabra cuando entró al domicilio y que había un hombre mayor durmiendo. Según el joven, dos de los acusados se quedaron en el comedor con este hombre y él ayudó a otro miembro del grupo, ya que se estaba peleando con el otro residente. «Estaba recibiendo puñetazos e intenté ayudarle, entonces fue contra mí –en referencia a la víctima-. Le di un golpe con la pata de cabra para defenderme», ha justificado.

El joven también ha explicado que consiguieron encontrar la marihuana y que se llevaron una caja. La pelaron en casa de uno de los procesados y después de un par de días se la quedó para venderla. «Le vendí a un marroquí a quien le debía dinero, no recuerdo con exactitud, pero debí ganar unos 1.000 euros», ha apuntado. Además, ha reconocido que a la persona que le vendió la droga no puso «ningún problema» en cuanto a la calidad de la marihuana. También ha admitido que se quedó todo el dinero de la venta y que no lo repartió, tal y como habían acordado con el resto de la banda: «Soy muy avaricioso y me lo quedé todo».

Peticiones de más 40 años de prisión

En la jornada de este martes, han declarado varios testigos como la mujer del hombre muerto, la cual ha relatado que su hijo la llamó para avisarle de que habían entrado a robar al cortijo. Ella ha explicado que cuando llegó a la casa, acompañada por los Mossos, ya había ambulancias. «Me encontré mi marido en él y había mucha sangre, me quedé a su lado y después nos fuimos con la ambulancia los tres», ha dicho. El juicio empezó la semana pasada y está previsto que se alargue hasta medios de diciembre. Las declaraciones del resto de los acusados se harán el día 30 de noviembre.

El ministerio fiscal considera que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato, de un delito de tentativa de asesinato, de uno de robo con violencia en casa habitada, de otro contra la salud pública, y de un delito de grupo criminal. Por eso, pide 44 años de prisión para el hombre que impulsó el asalto, a quien le atribuye todos los delitos, y 43 años para los mismos delitos por los otros cuatro integrantes del grupo. También solicita una pena de dos años de prisión para uno de los acusados por un delito contra la salud pública. En cambio, los abogados defensores piden la absolución de sus representantes.

Comentarios
Multimedia Diari