Concienciar que la basura de la calle acaba en el mar en Cambrils

Crónica. El Camí de la Solidaritat organizó ayer de una recogida de residuos en las playas de Cambrils con la colaboración de Good Karma Projects

EDUARD CASTAÑO

Whatsapp
Uno de los grupos, junto a algunos contenedores de basura que están cerca de la playa.  FOTO: alba mariné

Uno de los grupos, junto a algunos contenedores de basura que están cerca de la playa. FOTO: alba mariné

Pocas veces nos percatamos que muchos de los residuos y suciedad que tiramos a la calle acaba apareciendo en la playa o en el mar. Cuando ayer decenas de voluntarios peinaron tres áreas de las playas de Cambrils aparecieron restos de objetos que no son habituales en la arena. Palillos de los oídos, toallitas... no son objetos que el bañista acostumbre a llevar cuando va tomar el sol.

Bajo la premisa de poner su granito de arena, 30 jóvenes (repartidos en tres grupos de diez) se patearon ayer por la mañana la playa de Horta de Santa Maria en busca y captura de todo tipo de residuos «que no sean habituales y naturales en una playa», recalcaba María, una de las organizadoras de esta limpieza.

Como muy bien detallaba, «se trata también de que nuestro trabajo sea un ‘efecto mariposa’ sobre la gente que nos vea esta mañana. Es importante que se pregunten: ¿qué están haciendo?». Para ello, armados de la imprescindible mascarilla, guantes, pinzas para la recogida (sólo para algunos ya que no daba para todos) y bolsas de recogida, los voluntarios recorrieron bajo el sol y una agradecida brisa matinal parte de la costa cambrilense mientras iban llegando bañistas según se acercaba el mediodía, momento en que debía finalizar la tarea.

Fue la ONG cambrilense El Camí de la Solidaritat quien organizó esta recogida de basura en diversos puntos de la costa de la localidad con la inestimable ayuda de Good Karma Projects, otra ONG del Camp de Tarragona que ha colaborado en numerosas iniciativas en este tipo en los últimos meses, como la más reciente de Salou. También fue de agradecer la aportación logística del restaurante elRetiro de Cambrils, Secomsa e Ingesol.

Para Roger Solà, CEO y cofundador de El Camí de la Solidaritat, «es muy importante que la ciudadanía tome conciencia y participe en acciones sociales de índole local. Estamos muy orgullosos de la sinergia que se ha creado entre El Camí y Good Karma Projects». De esta última, era Jordi Oliva el que resaltaba que «esta es la primera acción que llevamos a cabo en Cambrils. Antes lo habíamos hecho en Tarragona, Torredembarra y Salou. Ahora sabemos que aquí también ha habido muy buena respuesta».

Plásticos y bolsas

Qué duda cabe que las bolsas negras (residuos) y las amarillas (envases) fueron las que más triunfaron y se llenaron. Las verdes (vidrio) también fue recogiendo trozos de cristales de botellas.

«El mar acaba recogiendo todo lo que lanzamos. Es el lugar a donde va aparar todo finalmente. Es como un gran vertedero que nunca deja de asombrarnos de lo que podemos encontrar en él», explicaba Albert Font de Rubinat, de Good Karma Project. Y no lo decía precisamente en el sentido más positivo. La prueba de ello es que el propio Roger terminó encontrando un motor metálico del que era difícil de entender cómo había llegado hasta allí.

Otro grupo, recogiendo residuos en Horta de Santa Maria. FOTO: a. mariné

El balance final no pudo ser más positivo -fueron 234,7 kilos de todo tipo de material recogido y tanto como el peso, por ejemplo, de un león-, pero también desalentador. Los productos ‘estrella’ repartido en las diferentes bolsas fueron las colillas, las mascarillas y los envases de refrescos y bebidas, tanto de plástico, lata o vidrio. La sorpresa fue la recogida de tres neumáticos en plena playa. ¿Qué demonios hacían allí?

Sin olvidar, por supuesto, los microplásticos, muchos de ellos imperceptibles para nuestros ojos (que no ayer para los de los voluntarios) y una auténtica amenaza no sólo para el ecosistema sino también para los humanos a través de las redes tróficas.

Se depositan en arena y agua, bajando en muchos casos por las rieras y barrancos de los siete con que cuenta Cambrils. «Es cuestión de concienciar a la gente de lo que está en juego», aseguraban los organizadores.

Temas

Comentarios

Lea También