Más de Costa

Un ‘pincharuedas’ tiene prohibida la entrada en toda la AP-7 por múltiples robos

El último se perpetró en el área de servicio del Baix Penedès y se llevó un botín de 30.000 euros

Jordi Cabré

Whatsapp
Imagen de archivo que explica este tipo de robo. Mientras se mira la rueda, vacían el coche. FOTO: CME

Imagen de archivo que explica este tipo de robo. Mientras se mira la rueda, vacían el coche. FOTO: CME

Un hombre de 43 años y sin domicilio conocido en España tiene prohibida eñl acceso y la circulación por la AP-7 desde la Jonquera hasta como mínimo La Sénia (Montsià) de forma perpétua. Así lo ha acordado el magistrado del Juzgado de Instrucción número 31 de Barcelona tras estudiar el caso de un robo perpetrado este mes de enero en el área de servicio del Baix Penedès a unos ciudadanos suizos que pararon en el área de Servei del Baix Penedès. 

El juez señala en el auto al que ha tenido acceso el Diari que el acusado «habría participado en el hurto en el interior de un vehículo llevándose 30.000 euros (entre joyas y dinero) de unos ciudadanos de origen suizo» que circulaban por la AP-7 en sentido sur y que les provocaron un pinchazo en una de las ruedas en el área del servicio del Baix Penedès para abandonar el coche y dejar sus pertenencias a merced de los dos delincuentes.

El acuerdo alcanzado en este juzgado de la Ciudad Condal (el auto es del pasado mes de marzo) es que el acusado quedó en libertad provisional, pero a su vez el mismo escrito del juez le prohíbe entrar en la autopista bajo amenaza de que si circula por ella «podría acordarse la prisión provisional».

El hombre de 43 años iba el día del robo en el área de servicio de la provinca de Tarragona con otro delincuente que está a día de hoy en paradero desconocido y que Mossos, según ha sabido el Diari, tiene una orden de busca y captura por los mismos hechos. 

En busca de la 'presa'

El hurto del dinero y las joyas de estos ciudadanos suizos se perpetró el pasado 23 de enero en esta área de servicio del Baix Penedès. Los ocupantes del vehículo vieron que tenían una rueda trasera pinchada. Pararon el coche y de forma incosnciente se dirigieron a la gasolinera para pedir ayuda sin cerrar el coche.

Los dos delincuentes, que habían aprovechado un descuido para pinchar la rueda trasera del vehículo de matrícula helvética, bajaron rápidamente de su vehículo (de alquiler) y entraron en el de las víctimas (que estaba permanentemente vigilado), localizando el dinero y las joyas por valor de 30.000 euros. Tras coger el botín, arrancaron el motor de su coche y se marcharon del lugar sin perder tiempo.

Poco antes de robar en este coche de matrícula suiza, los dos delincuentes habían intentado el mismo modus operandi (pinchar ruedas de vehículos preferentemente de matrícula extranjera y aprovechar que el coche está vacío para robar en su interior) con un conductor italiano, pero tuvieron que abortar la acción tras ver que en el interior del coche quedaba una segunda persona y no era posible actuar de forma rápida y eficaz.

La UOM de Mossos

El hurto de estas víctimas de nacionalidad suiza llegó a manos de la Unitat Operativa de Mobilitat (UOM) de los Mossos d’Esquadra, que empezaron a investigar para identificar a los ladrones.

Descubrieron que los dos autores del robo habían circulado previamente por la autopista durante la mañana de los hechos y habían entrado y salido de la AP-7 en diferentes municipios en busca de víctimas potenciales. Tras varios cientos de kilómetros dando vueltas encontraron la «presa» en esta área de servicio del Baix Penedès en sentido sur.

La investigación policial terminó el 4 de marzo en la calle Comte d’Urgell de Barcelona. Los Mossos dieron con uno de los dos delincuentes (el detenido quedaría probado que iba al volante), que tiene un amplio historial de hurtos en la carretera de pago endiferentes puntos de Catalunya.

Temas

Comentarios

Lea También