Más de Reus

Oncología, a la vanguardia en formación e investigación

Reportaje. El Institut d’Oncologia de la Catalunya Sud del Hospital Universitari Sant Joan ha sido acreditado con una tercera plaza de médico residente en esta especialidad

SÍLVIA FORNÓS

Whatsapp
Josep Gumà es el director del Institut d’Oncologia de la Catalunya Sud. FOTO: Alba Mariné

Josep Gumà es el director del Institut d’Oncologia de la Catalunya Sud. FOTO: Alba Mariné

El Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitari Sant Joan de Reus está de enhorabuena. El Ministerio de Sanidad ha autorizado y acreditado, al constituido como Institut d’Oncologia de la Catalunya Sud, una tercera plaza para médico residente. Esto significa que anualmente tres médicos podrán formarse en esta especialidad, una ventaja de la que hasta ahora solo disfrutaban el Institut Català d’Oncologia (ICO) y el Hospital de la Vall d’Hebron.

Como centro de referencia oncológico para toda la demarcación, el doctor Josep Gumà, director del Institut d’Oncologia de la Catalunya Sud, celebra la concesión de la tercera plaza, ya que «alrededor de la década de los ochenta, la Generalitat y el Ministerio de Sanidad autorizaron la primera plaza y en 2008 conseguimos la segunda», recuerda el especialista.

En este sentido, para formar a residentes –afirma– «debes demostrar que tienes la capacidad médica, en cuanto al volumen de pacientes que atenderán al año y el potencial de investigación». Así, Josep Gumà explica que, de la solicitud, «el primer eslabón fue el más difícil, ya que tuvimos que ‘convencer’ a la administración catalana, por un lado, de nuestra capacidad docente y, por otro, tuvimos que demostrar la falta de especialistas en oncología». Sobre esta última cuestión, aclara que «esto se debe a que lo que no quiere el Govern es que se formen especialistas que luego no tengan trabajo». Unas circunstancias que no tienen una base real en opinión del especialista. «A finales de los años 70, dos oncólogos podían hacer todo el trabajo, pero ahora necesitamos más especialistas por la complejidad de los tratamientos y el seguimiento de los pacientes», afirma el doctor, quien añade que «tener acreditadas tres plazas es algo que llama la atención cuando los médicos consultan las listas de los MIR, es decir, es un reclamo para que vengan a Reus a especializarse en oncología médica».

En el Hospital Universitari Sant Joan de Reus, la formación de especialistas en oncología otorga a los residentes la oportunidad de familiarizarse, durante cinco años, con todo el servicio. «Se especializan tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de la enfermedad en los diferentes tipos de cáncer, es decir, hacen rotaciones por todas las secciones de oncología. Una labor que compaginan con la investigación clínica», explica Josep Gumà, quien añade que «al principio están más supervisados por los tutores, y poco a poco adquieren una autonomía progresiva para tomar decisiones».

Asimismo, como centro de referencia oncológico para toda la demarcación, el Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitari Sant Joan de Reus atiende alrededor de 3.000 casos nuevos de cáncer al año y la actividad se divide en la asistencia, la investigación y la docencia.

«Además de los residentes, también formamos a estudiantes de Medicina, ya que en cuarto y quinto curso tienen una asignatura de oncología», explica el director del servicio, quien se complace de «tener médicos especialistas que han sido estudiantes, residentes y finalmente se han incorporado al servicio del Hospital de Reus».

La dedicación en el ámbito de la investigación se centra en tres pilares: la clínica, la básica y la epidemiológica.

De la primera, Josep Gumà explica que «los estudios clínicos tienen la ventaja de que los pacientes se pueden beneficiar de una medicación antes de que salga al mercado», mientras que de la investigación básica «la propia del laboratorio, que a su vez tiene implicación en la clínica, es lo que se llama investigación básica traslacional». «Actualmente, tenemos entre 50 y 60 ensayos clínicos activos, y una veintena pendientes de trámites para iniciarse», detalla Josep Gumà.

En este ámbito, son diversas las líneas de estudio que se desarrollan o en las que colabora el centro hospitalario. «Investigamos el cáncer de mama hereditario, con el apoyo de la Unidad de Consejo Genético en Cáncer, y nos centramos en las mutaciones genéticas que pueden favorecer el riesgo de padecer cáncer», explica el especialista.

Otra línea de investigación es sobre lípidos y cáncer. «Sobre esta base, analizamos la relación entre los lípidos y la proliferación de la enfermedad, ya que parece ser que las células tumorales necesitan alimentarse de energía, a través de los lípidos, para sobrevivir», detalla Josep Gumà, mientras que de los ensayos de metabolómica –que es la ciencia que se encarga del estudio de los metabolitos, pequeñas sustancias que se forman a partir de las reacciones bioquímicas del cuerpo–, destaca que «analizamos la tipología de metabolitos en los pacientes, que podemos encontrar en orina, sangre o tejidos, y según la enfermedad, es decir, estamos analizando como una tipología de tumor se caracteriza por el desarrollo de unos metabolitos u otros». Para ello, el Institut d’Oncologia de la Catalunya Sud colabora también con el laboratorio Biosfer Teslab y la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la URV.

Entre las investigaciones recientes en las que colabora el Hospital Universitari Sant Joan de Reus, junto a otros nueve centros de ámbito estatal, hace referencia a un ensayo clínico para validar la eficacia de un fármaco de inmunoterapia, el spartalizumab, en 29 tipos de tumores. La inmunoterapia es una estrategia terapéutica que lleva años en desarrollo, y la evidencia indica que es imprescindible conocer el estado de activación inmunológica de los tumores de los pacientes para predecir si la respuesta a este tipo de terapia será o no significativa.

En cambio, la labor en investigación epidemiológica se centra en recopilar datos junto con el Servei d’Epidemiologia i Prevenció del Càncer (SEPC) del Hospital Universitari de Sant Joan de Reus.

Herramientas

Para poder desarrollar toda esta actividad, la tecnología de última generación es clave. Así, Josep Gumà cita, como ejemplo, «el secuenciador automático para el análisis del ADN que permite, de forma rápida y masiva, determinar el perfil genético de centenares de pacientes».

Por otro lado, el director del Institut d’Oncologia de la Catalunya Sud alaba el apoyo del equipo data manager, integrado por cuatro enfermeras y una bióloga, que «registran toda la documentación y datos de los ensayos, lo que nos permite a los especialistas médicos seguir pasando consulta mientras tenemos a mano toda la información del paciente».

En este sentido, el especialista asegura que «el futuro es la medicina de precisión, es decir, determinar las mutaciones moleculares que tiene un tumor para saber qué medicamento se le podrá administrar al paciente» y concluye que «la investigación es prestigio, porque beneficia al paciente y al hospital».

Temas

Comentarios

Lea También