Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Imputado un hombre por dejar a su perro dentro del coche a pleno sol

Los agentes lograron abrir la puerta con una porra extensible, pero el can no se dejó atrapar y se tuvo que llamar a un lacero
Whatsapp
El perro, en el interior del vehículo antes de ser recogido por el lacero.  Foto: DT

El perro, en el interior del vehículo antes de ser recogido por el lacero. Foto: DT

Un vecino de Lleida ha sido imputado por la Guàrdia Urbana de Tarragona por un delito contra la flora y la fauna, concretamente por abandonar un animal en condiciones que puedan poner en peligro su vida o su integridad. El hombre, de 49 años, había dejado a su perro en el interior de su vehículo a pleno sol y con dos ventanillas bajadas dos dedos, algo insuficiente, según la Guàrdia Urbana.

La intervención policial se produjo sobre las tres de la tarde del pasado domingo en la calle Antoni Company i Fernández de Córdoba, entre las playas de la Arrabassada y el Miracle. Unas personas solicitaron la presencia policial porque su coche estacionado había sufrido daños y posiblemente el responsable había sido el vehículo de detrás. La patrulla comprobó los hechos y redactó un informe.

Los agentes observaron que en el interior del vehículo supuestamente responsable de los daños había un perro. Las dos ventanillas laterales derechas estaban bajadas dos dedos, una apertura insuficiente para que pudiera entrar aire fresco, según los guardias, ya que se trata de una zona próxima a la playa y en el exterior la temperatura superaba los 30 grados.

La Guàrdia Urbana, con los datos que figuran en el sistema informático policial, intentó localizar al dueño del vehículo. Llamó a diferentes números de teléfono, con resultado negativo. Incluso contactó con la Urbana de Lleida.

Los agentes introdujeron una defensa –porra– extensible y pudieron abrir la puerta del acompañante y así liberar calor del interior. Durante la intervención policial el can tenía la lengua totalmente fuera de la boca.

Los guardias intentaron recoger el perro, pero éste se mostraba alterado y con intención de morder, por lo que activaron el servicio de laceros de Reus. Finalmente, a las 16.20 horas lograron extraer al perro y llevarlo a un centro en Reus.

Con el can ya fuera del vehículo, los agentes pudieron registrarlo y localizaron documentación con el número de teléfono correcto del titular. Tras ser avisado, se personó en el lugar junto con su hijo. Tras informarles de lo ocurrido, el hombre se mostró indignado por la actuación policial y amenazó con alterar el orden si no le devolvían el animal, según fuentes policiales. Finalmente se calmó y se le informó que quedaba imputado. También se le indicó el lugar y teléfono donde podía recoger a su perro.

 

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También