Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Tarragona recupera el 90% del empleo de antes de la pandemia

    Ni la inflación ni la guerra frenan al mercado laboral. En 2022 nueve de cada diez contratos se han recobrado tras la Covid. La provincia tiene la cifra de parados más baja en 14 años. Pero hay algunas sombras

    02 junio 2022 20:13 | Actualizado a 02 junio 2022 20:23
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    No hay turbulencia que frene el buen devenir del empleo. Tarragona registró 41.832 parados en el pasado mes de mayo, un 27% menos en relación a 2021 y la cifra más baja en 14 años. Hay que volver a octubre de 2008, hace la friolera de 141 meses, para ver un registro inferior. La realidad entonces era muy diferente. La caída de Lehman Brothers, un mes antes, presagiaba la enorme crisis financiera mundial que vendría después pero que ya se notaba en el mercado laboral tarraconense: había 41.021 parados y, por mucho que sean inferiores a los actuales, ya se daba una preocupante alza al respecto.

    Los datos conocidos este jueves indican que el mercado laboral camina fuerte, ajeno a la inflación y a las incertidumbres por la guerra de Ucrania, pese a que también haya algunas sombras. A las puertas de la temporada alta, clave para la Costa Daurada, la provincia ha recuperado el 90% de los contratos que se hacían antes de la pandemia. De enero a mayo se rubricaron 134.436 contrataciones en 2019 y ahora se llevan hechas 121.878. Parecida estadística hay si nos fijamos solo en mayo: los 27.545 trabajos firmados son un 87% de los que hubo en mayo de hace tres años, justo antes del último verano previo de la Covid.

    Si retrocedemos a 2018, las proporciones son similares: se ha recuperado un 95% del empleo que se generó en la primera parte de aquel año, y todo ello a expensas de cómo se comporte ahora un turismo que ofrece inputs positivos.

    Hay un claro efecto rebote tras el socavón del virus, que indica que las comarcas tarraconenses han sabido generar trabajo casi tan rápido como lo destruyeron. Tarragona es la octava provincia de España con un descenso más abultado del paro en el último año. Solo están por delante otros lugares que tienen el turismo como motor, tales como Barcelona, Girona, Málaga, las Islas Baleares o Santa Cruz de Tenerife.

    Pero, más allá de esa comparativa, ¿cuál es el perfil actual del parado en las comarcas tarraconenses? Un 58%, casi seis de cada diez, son mujeres y un 6,3% son menores de 25 años. Un 58% es de mayores de 45 años, según la estadística del SEPE. Siete de cada diez desempleados en la provincia son del sector servicios.

    Menos paro que en 2019

    En este ámbito decisivo, donde se incluye el turismo, las cifras indican que el nivel de paro actual es ahora ligeramente inferior que en 2019: 29.575 parados frente a 29.906. Son datos que alumbran una clara recuperación posCovid, meritoria si se tiene en cuenta que Tarragona estuvo entre las provincias que más ha padecido. En mayo de 2020, hace dos años, el paro había crecido un 34% y el desempleo en los servicios se había disparado un inédito 41%.

    Desde la plataforma Infojobs celebran la inercia: «La inflación y el contexto geopolítico no detienen el avance del empleo. La primavera pasada fue el momento en el que se consolidó la tendencia de creación de empleo en la que sigue inmerso el mercado laboral español desde entonces. De hecho, ese crecimiento interanual de la afiliación por encima del 5 % no tiene precedentes recientes».

    La afiliación a la Seguridad Social también va al alza. En mayo había afiliados 331.649 tarraconenses, casi un 2% más en relación a abril y un 6,62% en comparación con el año pasado.

    Pero no todo es positivo. Mientras el Gobierno saca pecho de las cifras, algunos expertos relativizan el triunfalismo. «Los datos son moderadamente positivos. Vivimos una desaceleración de la actividad pero seguimos creando ocupación y se notan los efectos de la reforma, con una creación de puestos menos precaria», explica Josep Lladós, profesor de Economia i Empresa en la UOC.

    En ese sentido, continúa disparándose el trabajo fijo. Esta tipología de empleo supuso el 49% de los contratos en Tarragona durante el mes de mayo, 13.658, frente al 51% de temporales (13.887), siguiendo la tendencia de los últimos meses. En mayo de 2019, solo el 10% de las contrataciones eran indefinidas.

    «La industria sufre bastante»

    Lladós cree que, en la bajada del paro, «hay que tener en cuenta si se debe a que haya gente que se esté marchando del mercado laboral». El economista reconoce que se está creando trabajo «en los servicios y se está reactivando la construcción», aunque «tenemos algunas actividades industriales que están sufriendo bastante, elementos que son muy importantes y que están padeciendo por los suministros». El profesor de la UOC ve conveniente hacerse preguntas. «Es verdad que se está generando mucho trabajo, ¿pero cuánto es cualificado? ¿Son servicios relacionados con la digitalización o las nuevas tecnología?», se cuestiona.

    Lladós invita a la calma a la hora de hacer análisis demasiado entusiastas. «Lo cierto es que la evolución es buena, nos anima a pensar que hay un freno pero no vamos hacia una recesión. Hay que tener en cuenta que el principal generador de ocupación es la inversión empresarial y en los trimestre anteriores veíamos que estaba creciendo», cuenta el economista. Pero hay que ser comedido, porque puede ser que el mercado laboral tarde más en resentirse de esa tormenta que afecta a la economía, sobre todo en indicadores como los precios. «Hay preocupación porque se ha perdido mucha capacidad adquisitiva, hasta que hemos llegado a un punto en el que hay que subir salarios, porque no queda otra. Si continuamos así, con el consumo cayéndose, nos resentiremos», asume Lladós.

    Los sindicatos festejan la evolución prometedora pero no bajan la guardia. «A pesar de que el escenario es favorable, la inflación pone en riesgo que la recuperación sea para todos, ya que afecta muy especialmente a las rentas más bajas. Hacen falta medidas como un pacto de rentas que asegure el poder adquisitivo de salarios, prestaciones y subsidios», decían ayer desde CCOO. UGT, por su parte, tambén reclama «medidas para contener los precios, actuando sobre las causas de la subida de las tarifas energéticas, consiguiendo un reparto equilibrado de los ajustes entre todas las rentas».

    Desempleo de larga duración

    Otro aspecto negativo lo ofrecía la URV, en su último informe de coyuntura económica del Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre, presentado esta semana. El estudio arrojaba algunas sombras, más vinculadas a cuestiones estructurales: «El mercado de trabajo de la zona tiene dificultades para absorber a los parados de larga duración y los que buscan la primera ocupación. A pesar del descenso en el número de estos parados, siguen siendo un obstáculo importante para disminuir el paro en la zona, ya que el porcentaje de este grupo representa más del 50% de manera casi constante».

    El estudio de la Rovira i Virgili, que tiene en cuenta solo el primer trimestre de 2022, añadía sobre Tarragona: «La ocupación se ha creado en las empresas de más de 50 trabajadores, si consideramos las afiliaciones a la Seguridad Social. Este elemento positivo no incita a la creación de nuevas sociedades ni a aumentar el capital de las existentes».

    Salou tira del carro: el paro se desploma a la mitad en un año

    El análisis municipal del desempleo muestra cómo la recuperación tras la pandemia se concentra en aquellas ciudades de costa que son epicentro turístico. Salou se lleva la palma: la capital de la Costa Daurada ha visto desplomarse su número de parados a la mitad en el último año. Los desempleados han bajado un 50% respecto a mayo de 2021. El municipio tiene 976 parados, mientras que a estas alturas, tanto en 2020 como en 2021, la cifra rondaba los 2.000.

    Pero hace tres años, en 2019, antes de la pandemia, había 999 desempleados, más que ahora, por lo que a juzgar por estos datos la recuperación es prácticamente plena, aunque la temporada alta –y, en concreto, la afluencia de visitantes– marcará el balance del resto del curso.

    También son flamantes y esperanzadoras las cifras de las otras dos grandes ciudades del triángulo costero, que acaban de configurar tan positivo podio. En Cambrils el descenso es del 35% y en Vila-seca del 34%. Más allá de estas estadísticas, sobresale Amposta, en las Terres de l’Ebre, con un retroceso del paro del 31% interanual, mientras que la pugna entre las dos principales ciudades de la provincia es ajustada. Tarragona y Reus disminuyen el desempleo prácticamente al mismo ritmo (un 28%). Torredembarra, con una reducción de un 30%, o Roda de Berà, con un 20%, también viven mejoras importantes de la ocupación.

    Comentarios
    Multimedia Diari