Calafell logra 58 pisos del 'banco malo' para alquiler social

El Ayuntamiento gestionará las viviendas que también serán para emergencias de violencia machista

| Actualizado a 11 mayo 2020 15:01
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El Ayuntamiento de Calafell gestionará para alquiler social 58 viviendas que son de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb).

La Sareb y el Ayuntamiento han llegado a un acuerdo para poner en alquiler social esas viviendas que ahora están cerradas y algunas también okupadas.

El Ayuntamiento abonará un pago muy reducido a la Sareb y tendrá le gestión de las viviendas. Estarán destinadas a alquiler social pero también habrá para atender casos de emergencia habitacional o de víctimas de violencia machista

Adecuación
La propiedad de los pisos la mantendrá la Sareb. Los gastos de adecuación de las viviendas que puedan necesitarse irán a cargo del consistorio y de la propia Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) a partes iguales.

En cuanto a las reparaciones posteriores el acuerdo contempla que la Sareb pagará las reparaciones  extraordinarias que puedan surgir y el Ayuntamiento asumirá el mantenimiento ordinario. También asumirá las medidas para evitar la okupación de las que estén vacías.

Okupadas
No obstante entre las viviendas que ofrece la Sareb hay algunas que están okupadas y deberá sacarse a los okupas. Por ello el Ayuntamiento ha logrado que los primeros pisos que reciba ya estén vacíos y en el mejor estado posible para que este mismo año puedan entregarse algunas llaves. 

El programa contempla una entrega de 22 viviendas en una primera fase y 36 en la segunda, entre los que destacan las del edificio  en la rambla Jaume Tobella en el  que se desalojaron diferentes pisos a principios de año. 

Negociar
En algunos casos no se descarta negociar con ocupantes que hayan accedido a la vivienda por necesidad y que no sean conflictivos para que se acojan a un alquiler social. En el caso de otro tipo de okupación deberá estudiarse  de qué manera se logra la disposición de las viviendas.

 El alcalde de Calafell, Ramon Ferré destaca un acuerdo que ha costado varios en años en materializarse pese a la necesidad de vivienda social en el municipio. «En los últimos años hemos logrado algunas viviendas pero el número es insuficiente». 

Crisis
Ferré señala que la crisis ha evitado desarrollar vivienda social, por lo que la solución más efectiva es recurrir a viviendas cerradas que esa misma crisis puso en manos de los bancos. 

Antes de poder abrir inscripciones y planificar la adecuación y entrega de esas viviendas pasará un plazo aunque el consistorio señala que ya podrían entregarse algunas llaves antes de acabar el año. Ferré destaca que el Plan de Rescate que el Ayuntamiento aprobará en las próximas semanas habrá una partida para realizar las obras de adecuación necesarias en esas viviendas. 

Comentarios
Multimedia Diari