Tarragona Vive, ama, ríe... lee

La niñez en el infierno

Una voz dulce dentro del maltrato. La actriz y escritora belga ha conseguido deslumbrar a público y crítica con la narración de una niña sobre la violencia física y psicológica a la que les somete el padre

Ana Rivera

Whatsapp
La actriz y escritora belga Adeline Dieudonné. FOTO: Joel Saget/AFP.

La actriz y escritora belga Adeline Dieudonné. FOTO: Joel Saget/AFP.

En la vida suele haber un acontecimiento que desgarra la mágica inocencia infantil. Esa que sólo saber ver lo bonito de este mundo, sin dobles intenciones, ni maldad. Algo que esos ávidos ojos no deberían presenciar en ese momento. En el caso de Gilles y su hermana, nuestra joven protagonista, la sorprendente muerte de un heladero antes de darles el cono con su sabor favorito (coronado con nata).  Un  suceso que deja al pequeño Gilles en shock, trastocando su ingenua personalidad y, sin querer, a volcará a su hermana en el mundo de la física intentando encontrar la manera de volver atrás en el tiempo. O tal vez no fuese sólo por ese espeluznante incidente en la furgoneta de los helados. Quizá se lleve en los genes... o acaso sea por vivir el terror y la violencia en casa prácticamente a diario. 

«La casa había cuatro habitaciones. La mía, la de mi hermano pequeño Gilles, la de mis padres y la de los cadáveres. Corzos, jabalíes, ciervos. (...) Y en una esquina, la hiena. (...) Además de la caza, mi padre tenía dos pasiones en la vida: la tele y el whisky. (...) Mi madre le tenía miedo a mi padre. (....) No sé si existía antes de encontrarlo a él. Supongo que sí. Debía parecerse a una forma de vida primitiva, unicelular, ligeramente translúcida. Una ameba. (...) Y con los años pasados junto a mi padre, aquella poquita cosa se había ido llenando de miedo».

En un breve primer capítulo nuestra protagonista consigue describirnos, aunque con la inocencia de sus once años, el espectáculo familiar personal con el que conseguimos vislumbrar lo terrible de su mundo. Uno en el que dos niños crecen en un hogar en el que la madre se ha desdibujado para intentar desaparecer a la vista de un marido depredador. Y donde curiosamente, los hombres lo siembran de animales muertos y las mujeres lo intentan llenar con animales vivos. 

Es justo la frescura y la ternura de la narración de la protagonista lo que atrapa y lo que conecta, lo que permite que no quieras cerrar el libro ante tal impotencia y violencia. Una voz que va madurando a lo largo de los veranos de su relato. Que pelea como un animal  herido para no dejarse cazar como un trofeo más ni transformarse en una ‘ameba’; para cambiar su existencia y que la de ahora deje de ser «la vida verdadera».

Con la implacable fuerza narrativa de su primera novela, la otrora actriz belga Adeline Dieudonné, nos presenta uno de los  que ya está considerado como libros del año.

La vida verdadera

  • Autor:  Adeline Dieudonné
  • Editorial: Salamandra
  • Páginas: 190

Temas

Comentarios

Lea También